• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

29 de octubre: Día Internacional Sin Juegos De Azar

- Me llamo Víctor…tengo 39 años y soy ludópata.

Quizás os suene un poco fuerte. Pero sí, es así.

Y no hay día que pase que no tenga presente esa frase en mi cabeza.

Y, precisamente ahora, cuando se va a celebrar el próximo 29 de octubre el Día Internacional Sin Juegos de Azar, es cuando más me viene a la cabeza, cuando más me llegan los recuerdos de tiempos pasados.

De tiempos que no han sido felices, de tiempos duros, extremadamente duros, de momentos que uno intenta olvidar, pero no puede. Tiempos en los que no merecía la pena vivir. Tiempos en los que me ahogaba en mi propia soledad, en mi realidad ficticia, en mi permanente angustia.

Un día como hoy, hace prácticamente tres años (los que llevo sin jugar), decidí cambiar el signo de mi existencia. Y, siendo la decisión más dura que nunca he realizado ha sido, con diferencia, la elección más importante de mi vida: vivir o dejar de hacerlo.

Habían sido cinco años viviendo en el túnel del juego. En un infierno del que no se sabe salir. En un mundo paralelo completamente ajeno a la realidad. Un mundo donde mi mujer no era nada más que un juguete al que echar las culpas de mis problemas con discusiones fueras de tono, peleas, mentiras y engaños continuos; un mundo donde despreciaba el tiempo de estar con mi hija por una simple tragaperras; un mundo donde no importaba el dinero ni las deudas, por muy grandes que éstas fueran.

Como bien dijo alguien con el mismo problema que yo:



“…Es tal el momento en que eres consciente de que te da igual todo lo que tienes alrededor…o en el momento en que la única esperanza que ves, lo único que ves que te puede solucionar es un golpe de suerte, la esperanza esa que te intentan vender con las loterías…y en el caso de las máquinas tragaperras pues lo mejor es buscar…en el momento en que empiezas a olvidarte de todo y a sentirte bien…bueno, no eres consciente de que estás bien…sino que tu cabeza no está dándole vueltas absolutamente a nada…simplemente estás delante de las lucecitas y ya está.”



Pero, como siempre, al final la realidad se impone.

Ese día de hace casi tres años, decidí coger el toro por los cuernos.

Todavía no sé que pudo ver mi mujer en mí. Dice que soy un buen hombre y que merecía la pena luchar por recuperarme. Para volver a ser el que era cuando nos casamos.

Después de cinco años engañándola, de considerarla culpable de mi mal humor, de tenerla trabajando mañana y tarde sin poder ver a su hija, mientras yo me gastaba todo el dinero, después de arruinar económicamente a mi familia hasta tal punto de no tener casi ni para comer, todavía me pregunto que vio en mí.

Pero me agarré a ese clavo ardiente que me tendió como mano. Y no lo he soltado, ni lo soltaré nunca. Aunque me queme en lo más hondo de mí. Por eso, ahora sólo estoy “enganchado” a ella. Por eso ahora la quiero más que nunca.



Tres años después de aceptar que era ludópata, he recuperado completamente la felicidad. Vuelvo a ser el hombre que fui. Soy YO otra vez. Y si me apretáis, mejor que antes. He aprendido a ser abierto, a compartir los sentimientos, y a ser más cariñoso con los míos.



Me gusta estar en el mundo real. Soy feliz.



Hace un par de años, cuando estaba en tratamiento y en terapia de grupo, dije que estaba dentro de un túnel y que empezaba a ver la luz al final de él. Hoy considero que he salido completamente de él. Sin embargo, día tras día estoy atento a no volver a apartarme del camino correcto y volver a entrar en un lugar en el que nunca tenía que haber entrado.



- Me llamo Víctor…tengo 39 años y soy ludópata.



Salu2
 
1ª Parte

Actualmente, formo parte de la junta directiva de la Asosiación a la que pertenezco. Aparte de realizar las funciones que conlleva tal puesto, ayudo a los nuevos ludópatas a afrontar la enermedad (que no vicio, como poularmente se cree la gente), acogiéndolos y dándoles el apoyo necesario para superarlo.

Mirad.



La ludopatía es la adicción al juego

El juego patológico destruye a quien lo practica y deteriora el modo de vida de quienes rodean al jugador.

Afecta, así, a la calidad de vida de los ciudadanos, de los jugadores y de su entorno. Los intereses económicos que están en juego en el ámbito del mercado son importantes.

Sabemos, en efecto, que el juego patológico es un problema que afecta a un gran número de personas. Datos recientes desvelan que España ocupa el tercer lugar del mundo entre los países que gastan más dinero en juegos de azar. En 1999 existían en España más de 300.000 máquinas tragaperras, lo que suponía unos ingresos anuales de más de 350.000 millones de pesetas al año.

Además, aumentan los adictos. Estudios epistemológicos recientes indican una tasa de prevalencia del juego patológico en niños y adolescentes superior a la de las personas adultas. Paralelamente, en los últimos tiempos se la constatado un incremento progresivo de jóvenes menores de 18 años que demandan asistencia de los especialistas. La adolescencia, como período transicional entre la niñez y la adultez (López 2000) es un periodo crítico en el desarrollo de la personalidad y de los hábitos sociales, de las conductas generales y de los comportamientos lúdicos, susceptible de convertirse en un problema. En efecto, la mayoría de los jugadores patológicos comienzan a jugar antes de los 20 años.

¿A qué se debe que personas aficionadas a los juegos de azar se transformen en ludópatas?. Las causas pueden ser varias. Las hay de carácter personal, social y cultural. Pero la creciente posibilidad de acceso infantil y juvenil a centros y situaciones en las que jugarse libremente el dinero disponible, (muy cerca del domicilio y del centro escolar), sin que los padres, profesores y adultos responsables de la educación en estas etapas de la vida se aperciban del peligro que hacerlo supone, es una de ellas. El libre y fácil acceso a equipamientos y servicios facilitadores del juego con apuesta puede llevar a quien ya tiene un problema personal y social, a huir de él jugando. El problema es que, ésta es una huida de la que no se sale inmune.


El juego ofrece una oportunidad, aparentemente mejor que otras, de obtener ganancias materiales, jugando uno mismo o incitando a otros a jugar. El caso es que, si la afición a los juegos de azar con apuesta de dinero crece, y crece con ella la adicción de quienes traspasan la barrera de la simple afición, no aumenta por igual la conciencia social del peligro de la ludopatía, del drama que vive el ludópata. Si bien hay una alerta social creciente hacia las consecuencias personales y sociales relacionadas con el consumo de drogas ilegales (cocaína, heroína, éxtasis entre otros), no la hay hacia las consecuencias vividas por el ludópata y su entorno. Y por ello, si bien se controla el acceso de los ciudadanos a las drogas, se deja al libre albedrío de cada cual el juego de azar con apuesta de dinero.


Para la mayoría de los ludópatas el juego ha formado parte de su vida desde la infancia, como una forma más de esparcimiento social. Sin embargo, la falta de habilidades sociales, las carencias afectivas, la dificultad de hacer frente a problemas vividos ha condicionado el tránsito desde la actividad socialmente compartida hasta su ejercicio solitario, compulsivo, irrefrenable.


Para los ludópatas, el juego es una vía de escape como lo pueden ser tantas otras: la droga, el alcohol, el trabajo; todo es o puede ser en un momento dado un refugio, una huida. La diferencia está en las consecuencias, l lugar a donde lleva un camino u otro, pero todas esas vías de escape se convierten en adicciones, y el inicio siempre es el mismo: buscar una salida a los problemas personales.


¿Por qué los jugadores problema y los ludópatas han buscado el refugio en el juego y no en otro tipo de adicciones?.


Porque han ido concentrando su energía en una actividad conocida, potenciada socialmente, que les gustaba y a la que han ido dedicando cada vez más tiempo hasta perder el control.

El juego es muy accesible, no hay que ir muy lejos de casa para encontrar un puesto de loterías, unos recreativos, un bar donde haya alguna máquina tragaperras. El juego va adornado de una aureola de suerte y ¿quién no quiere tener suerte?, los miles de concursos y sorteos, la publicidad a veces, nos incitan a buscar la suerte, y que bonito es cuando consigues un pedazo. Para muchas personas ese premio es sólo un momento más del día o de la vida, para unas pocas es el último cartucho, la solución mágica a una situación que viven como desesperada.

Socialmente está muy bien visto tener suerte... tener buena
suerte... porque es que además para cualquier cosa te hacen un
sorteo... y es que no es lo mismo decir esto me lo he comprado yo.
Que fíjate que suerte he tenido que esto me ha tocado. (Grupo de
varones trabajadores de 18-30 años)

¿Por qué hay más ludópatas que drogodependientes? Pues porque
el juego es más accesible, hay más alcohólicos que
drogodependientes porque el alcohol es mucho más accesible


Hemos dicho que se busca el juego como una forma de evadir los problemas o las carencias personales, ¿de qué problemas estamos hablando? ¿existen rasgos comunes?

Podemos hablar, en primer lugar, de personas con una carencia grande de autoestima, con dificultades de comunicación, que sienten soledad, incapaces de superar los problemas, desilusionadas o frustradas, y en algunos casos simplemente con falta de objetivos en la vida o con la sensación profunda de enfrentarse a un futuro incierto.


Observamos, en segundo lugar, que, para la mayoría de estos jugadores, los problemas vividos son obstáculos insalvables. Ante la incapacidad de superar esos contratiempos por sí mismos, y ante la dificultad de pedir ayuda a los demás, optan por refugiarse en una actividad que no les resuelve el problema, pero que los aleja momentáneamente de él.

Estos problemas pueden ser de diferente índole, conflictos laborales, situaciones difíciles en el hogar, fracasos sentimentales.


En tercer lugar está el aislamiento. La inseguridad que provoca el no poder compartir los problemas con las personas próximas, el no tener alguien que escuche, que apoye, lleva a buscar alternativas solitarias y marginales que cada vez van a dificultar más esa deficiente o carente comunicación. En cuarto lugar, la incomprensión que encuentran en sus familias, o simplemente el hecho de no poder compartir nada, ningún sentimiento, ningún problema, ninguna vivencia importante, se acentúa con la huida. Y la causa de la huida es el miedo a defraudar, a causar dolor a las personas a las que se quiere. Para no soportar el silencio de la incomunicación se refugian en el ruido de las máquinas o de las voces que cantan los números en el bingo.


En quinto lugar, falla la relación con los amigos. Por unas u otras causas descubren que no pueden contar con los amigos, encuentran en ellos el mismo muro que con la familia, las mismas carencias, la misma imposibilidad de abrirse y compartir los problemas.


En sexto lugar, si a la falta de comunicación se unen los sentimientos de inferioridad ante la imposibilidad de ganar afectos, la propia estima se ve seriamente alterada. En estas condiciones no se sabe pedir ayuda.

[...]SIGUE
 
Hay otros problemas vividos que desequilibran la interacción armoniosa con el medio. Uno de ellos, recurrente, es el de la pérdida de un ser querido, al que se encontraban fuertemente unidos.

Un segundo es la soledad del ama de casa, que nos describen como una soledad física, real, tangible que agranda y nutre el vacío existencial que van sintiendo. Ellas no tienen un lugar de trabajo fuera del hogar, un lugar donde ejercer una actividad distinta ni una interacción personal. Son muchas horas las que deben pasar solas.

Su trabajo no es reconocido ni valorado, ni económicamente, ni de un modo afectivo. Han dedicado toda su juventud, su vida al cuidado de las personas a las que quieren, pero no encuentran en los familiares a los que atienden ni reconocimiento ni agradecimiento. Los hijos crecen y se van. El marido trabaja. Ellas descubren que están solas, que son las únicas de la familia que no tienen una vida al margen de la casa, y para ellas, la mayoría de las veces, es una casa vacía. Ellas deben estar para los demás, deben cuidar a todos, pero nadie está para ellas. Podríamos decir que el grado de soledad, de frustración y de carencia afectiva entre estas mujeres es muy alto.

¿Cuándo se producen las primeras experiencias?. Las primeras experiencias ya se producen en la infancia. En general se comienza a jugar con placer. La iniciación juvenil viene muchas veces de la mano de los videojuegos, consolas y ordenadores. Hay un dato importante entre los jóvenes varones, parece que sus primeras salidas en pandilla tienen como destino los recreativos, centros puramente lúdicos, en los que sin embargo es frecuente que terminen
apostando a cualquier tipo de juego. En estos lugares pueden ver como cruzando una puerta existe otro tipo de juego distinto al del video juego. Sólo franqueando una puerta, pueden apostar dinero con facilidad pese a la normativa vigente que les prohibe practicarlo.


¿Cómo se pasa del juego controlado al incontrolado?. ¿Cómo son esas primeras experiencias de tránsito?. Puede ser una experiencia más compartida con amigos, y que luego, en función de la situación personal del jugador se disfruta como una actividad social o deriva en una patología.


Pueden comenzarse en solitario, en estos casos suele ser ya una manifestación de que algo no funciona por lo que el paso a la ludopatía aquí es quizás más rápido.


Tanto si se comienza acompañado como solo, el juego patológico deriva en ejercicio solitario. Porque se reconoce que esta forma de jugar es censurable, y porque no se quiere el ometimiento a la crítica o a la interrupción involuntaria del juego, el jugador acaba huyendo del contexto habitual para eludir el control social


Podríamos decir que el tránsito entre el juego social y el problemático se da en el momento en que se evita la compañía, en el que se oculta, en el que el juego pasa a ser definitivamente una actividad solitaria..

--------------------------------------------------------------------------

Podría decir miles y miles de cosas más sobre la ludopatía. Sería prácticamente un post interminable, con datos y más datos. Pero no creo que sea necesario.

Espero que lo que os he escrito hoy os sirva de algo. Que aprendáis de lo que a mí me ha pasado. Por que de los errores (aunque sean de alguien ajeno) se aprende.

Gracias a todo por haber tenido la santa paciencia de leer este post tan....largo y a la vez descorazonador. Creo que merecía la pena postearlo, ya que siempre hablamos del temas de las drogas, tabaco, alcohol, etc y nunca nos acordamos de la ludopatía. Algo que la sociedad todavía no lo acepta como enfermedad sino como un vicio.

Y, con mi experiencia, creo que os he demostrado que de vicio, más bien poco.

Y no me avergüenzo de ello. Al contrario, me siento orgulloso de la difícil prueba que ha puesto la vida en mi camino.

También agradezco a los foros de MJ por haber sido mi vía de escape en los momentos difíciles. Si os habéis fijado, la fecha de alta como usuario corresponde unos meses después de mi principio de tratamiento. Con ello, conseguía olvidar mi adicción y pasar buenos momentos escribiendo mis posts para evadirme. Por ello, gracias a todos por leerlos, porque por ello me obligaba a superarme día a día.


Y, por último, deciros que si algún día tenéis necesidad de hablar conmigo del tema o de cualquier problema relacionado con él, no dudéis en mandarme un mp. Siempre estaré dispuesto para lo que necesitéis.

Salu2
 
No es un post descorazonador, es todo lo contrario. Es muy posible que este post pueda ayudar a muchas personas, por no decir infinidad de seres (Y cuando los budistas decimos eso no hablamos de manera mística o figurada; hablamos de una infinidad de seres, literalmente). Así que muchas gracias de corazón.

Muchas veces cuando alguien se siente mal, le recuerdo (o le informo, porque aunque parezca raro la gran mayoría de la gente no lo sabe) que su desesperación, su llanto, su rabia, su agobio, su desesperanza, su impaciencia, su soledad, etc, solo llegarán hasta donde uno se proponga; ni un paso más, hasta el punto de que puedes verte sereno y tranquilo en situaciones donde la gran mayoría del resto de la gente estaría rabiando de histeria. Es dificil, ya, pero que una cosa sea dificil no significa que sea imposible, o que no merezca la pena aprender y esforzarse. Y un buen ejemplo es tu historia, que es la misma historia que la de mucha otra gente aunque no lo sepan. Siempre se dice eso de que las personas a veces nos equivocamos. No: Es que casi todo el tiempo estamos equivocándonos. No hay más que ver en este mismo foro cuánta gente joven reconoce abiertamente que la vida les parece una porquería. La porquería está dentro, en la mente de cada uno, y en las circunstancias que nos rodean, pero da igual lo horribles que puedan ser las circunstancias, solo serán tan malas como uno las vea. Aquello de "todo es según el cristal con que se mire" no se refiere solo a teorías filosóficas, sino a todas y cada una de nuestras circunstancias sean cuales sean sin faltar ni una sola. La historia de jackoviejo es el ejemplo perfecto de que todo sea un desastre o todo sea maravilloso depende de uno mismo, de la actitud, la mentalidad y mente de uno, de cómo utilicemos este preciosísimo cerebro que tenemos y del que el resto de los seres, al menos en ese planeta, no disponen. Y a pesar de tener la oportunidad, malgastamos sus posibilidades en enfadarnos por cosas que no merecen enfado, en esperar cosas que nunca llegarán, en llorar por cosas que no merecen llorar, en pretender que somos como la Tierra de la Edad Media, creyendo que todo gira alrededor nuestro, cuando todos giramos alrededor de todos y para conseguir la felicidad de uno es imprescindible la felicidad de los demás... O como él mismo ha explicado, dar más importancia a tocar botones con lucecitas que al resto de toda tu experiencia vital junta. "Na, tranki, yo controlo". NO, NO controlas. Porque cuando alguien dice "tranki que yo controlo" es porque otra persona le ha llamado la atención sobre ello, y cuando eso pasa, ENTONCES es cuando debe parar uno y fijarse bien en lo que hace, NO después. No cuando termine el nivel, o cuando pase la pantalla, o cuando tengas nosecuantos puntos, o cuando la comida ya te esté esperando en la mesa, no, sino antes: ¿Te están llamando la atención, por primera vez? Entonces ya debes saber que ESE es el momento para apagar el juego, frotarse los ojos, mirar a tu alrededor, respirar profundo, y seguir con la vida, sea cual sea.

Y se puede pasar facilmente del "sí espera, ya voy" al "joder que ya voy, un momento!!!" Antes de llegar a esos pensamientos feos, que hacen daño a uno y al otro, pensad que si el otro os llama la atención... es por algo. La mayoría de los comportamientos incorrectos son detectables no porque uno se de cuenta, sino porque los demás se están dando cuenta. Yo no sé si he sido ludópata nunca, pero a finales de los 80 creo que estuve a punto. ¿Me dí cuenta? No, para nada, al contrario, pero se dió cuenta mi madre. Entonces no me hizo ninguna gracia, pero ahora veo que aquel día en que mi madre se presentó en los recreativos con un cabreo de mil pares sin que yo la viera y al volver me echó un broncazo, fue de las mejores cosas que me han podido pasar en la vida.

Así que, descorazonador? Al contrario, todo lo contrario. Tu historia es exactamente la misma historia de todos los grandes lamas, sabios y maestros que buscan la perfección y de todos los que humildemente vamos pasito a pasito recorriendo ese camino: La historia de cómo aprender que el infierno y la felicidad no están en las circunstancias que nos rodeen, sino en cómo nuestro intelecto las perciba, y lo que es más importante: Que eso se puede cambiar. ¿Cuántos adictos has conocido, Victor, que al principio se desesperasen porque pensaban que no iban a ser capaces, que "las cosas son así y punto" y que uno no puede cambiar... y al tiempo la vida les ha dado un cambio radical para bien únicamente con el poder de su mentalidad, de su actitud, de su determinación? Igual para conocer ese caso solo tengas que mirarte al espejo.

Todo lo que podamos imaginar que pudiera ser negativo para nosotros y para los demás, solo será tan malo como uno permita que sea. Ni siquiera hace falta ser ludópata ni adicto a nada para poder darse cuenta.

Muchas gracias, viejo. Que muchos seres puedan beneficiarse de tu post.
 

Angie

Esto es MUY surrealista
¿Descorazonador? Es un post muy valiente. Supongo que no te habrá resultado fácil escribirlo y es de agradecer que hayas tenido ese valor para compartir con nosotros tu experiencia, que siempre le puede servir a alguien.

Para empezar yo no tenía ni idea de qué se celebraba el 29 de octubre. He visto innumerables posts en el foro sobre drogas y trastornos de la alimentación, por poner un ejemplo, y ninguno que abordara de manera directa y franca este problema. Un problema que, imagino, está más presente en nuestra sociedad de lo que en principio podríamos imaginar.

Supongo que como pasa con el alcoholismo y otras enfermedades, cada día que pasa se considera una prueba más, así que mira hacia adelante con esa familia tan estupenda que te quiere, que el túnel ya ha quedado atrás. :)
Tus palabras significan mucho.

¡Un saludo! :*)
 

Speechcrepes

HideOuter Phoenix
Me ha emocionado tu post, tanto por tu superación, como por tu sinceridad y, sobre todo, soy sincero, por la abnegación y capacidad de sacrificio que ha demostrado tu mujer. Cinco años es mucho tiempo...es admirable y también dice mucho de ti que uno persona sea capaz de tanto por ayudarte y seguir a tu lado.:)

Gran post.;)
 
La lección para aprender de esta expriencia como de cualquier otra situación límite, es que sin saber ni como ni cuando ni donde ni por qué se puede salir de CUALQUIER SITUACION.

Esto es lo que no sdebe dar esperanza cada día de nuestra vida por muy mal que podamos estar.

Gracias Victor.
 

The Panther

HideOuter Hiperactivo
Gracias, Víctor, por tu valentía al hacer público el problema por el que atravesaste. Algún imbécil seguramente hará uso de esta información para tratar de hacerte daño en el futuro cuando surja una discusión. Pero allá cada cual. Si algo hace grande a mucha gente de este foro es que se muestran abiertamente como lo que son: personas y no máquinas. Seres humanos con alegrías y tristezas, con grandezas y miserias.

Yo hace bastantes años acompañé a mi padre y a mi tío a un Bingo. En una de las partidas me faltaba un solo número para cantar bingo. No se me olvidará nunca: el 29. Hoy doy gracias a Dios de no haber salido ese número porque me hubiera causado un daño irreparable. No creo que haya nada peor que ir un día al Bingo y ganar.

En fin, Víctor, ya he leído que tu inicio en los Foros de Michael fue cercano con el inicio del tratamiento. Y me duele que en aquel momento tuviéramos algún que otro roce con respecto a tus fotomontajes humorísticos, a los que yo bauticé como "bufonadas gráficas". De verdad que lo siento.

Está claro, hoy más si cabe, que detrás de unos nicks hay personas que pueden estar afectadas por dramas personales, ya sea ludopatía, depresión, desempleo, etc. Deberíamos tenerlo más en cuenta. Yo al menos trataré de aprender la lección.

Me alegro de que hayas salido del túnel. ;)
 

D.S.

HideOuter Phoenix
Con 2 cojones, Victor!

Y de paso, te dedico esta cancion del señorito Michael Bolton (que vere dentro de unos dias):

Cuando Reande Mis Pasos /(When I'm Back On My Feet Again)

Voy a romper estas cadenas que me rodean
Voy a aprender a volar otra vez
Será duro, será duro
Pero lo conseguiré
Cuando reande mis pasos

Pronto todas estas lagrimas se secaran
Pronto estos ojos veran el sol
Llevará su tiempo, llevará su tiempo
Pero lo veré
Cuando reande mis pasos

Cuando reande mis pasos
Caminaré orgulloso por esta calle
Y me miraran
Y veran que soy fuerte

Oiré las risas de los niños
Oiré esas voces cantar
No faltará mucho, no faltará mucho
Hasta que las oiga
Cuando reande mis pasos

Voy a sentir la dulce luz del cielo
Cayendo sobre mi
Un dulce dia, un dulce dia
Lo sentiré
Cuando reande mis pasos

Cuando reande mis pasos
Caminaré orgulloso por esta calle
Y me miraran
Y veran que soy fuerte

;) (Bajatela y escuchala, te dará alas)
 
Última edición:

VaNiL

HideOuter Phoenix
Essse jackoviejo!

Sólo decirte que eres un valiente, pero no por escribir el post (que también) sino por agarrar el 'toro por los cuernos' y enfrentarte al problema. Fíjate cómo ha cambiado tu vida, hoy en día eres un hombre nuevo, con una nueva criaturita que cuidar y una familiar que te adora.

Sólo hacerte presente unos versos que escribió aquel chiquillo afroamericano que tanto nos gusta a todos, allá por el 81-82:

Lift your head up high
And scream out to the world
I know I am someone
And let the truth unfurl
No one can hurt you now
Because you know what’s true
Yes! I believe in me!!
So you believe in you!!

Algo de razón tenía el Michael, ¿verdad?​

Me alegro que estés bien y que nosotros, personajillos que pululamos por los foros, te hayamos ayudado de alguna manera a evadirte en ése bache.

Un abrazo y que sepas que aún me debes un vuelo, que no me olvido :p.

:ven:.
 
Muchas gracias por compartir algo tan íntimo con nosotros, Victor. Me alegra saber que finalmente decidiste salir de ese túnel donde estabas para volver a ser la persona buena de la que un día se enamoró tu mujer ;) :*)
 
Simplemente dar las gracias a los que, tanto por abierto, como por privado me habéis mandado ánimos.

Os agradezco infinítamente el que hayáis perdido algo de vuestro tiempo en leerlo.

Y, por favor, quiero que seais conscientes del problema real que es el juego. Tenedlo siempre presente.

Y vuelvo a repetir, que para cualquier cosa relacionada con el tema, ya sabéis donde estoy.

Besos pa ellas y abrazos pa ellos.

Salu2
 
Arriba