• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Fotos con HIStoria El fotógrafo Dave Hogan recuerda sus trabajos con MJ

Xtarlight

1
Miembro del equipo
MJH Team
Cuando el fotógrafo británico Dave Hogan conoció a Michael Jackson en 1983, el ascendente Rey del Pop vestía un smoking y estaba en la esquina de una sala del Grosvenor Hotel de Londres. Jackson estaba cerca de lo más alto de su inmensa fama, acababa de publicar "Thriller" unos meses antes, una colección de canciones que continúa entre las más vendidas de la historia en USA. Estaba en la ciudad por los British Recording Industry Awards, un evento lleno de estrellas con otras luminarias como Paul McCartney y Pete Townshend. Hogan aprovechó la oportunidad de hacer lo que la mayoría de gente no se habría atrevido en aquellos días: acercarse a hablar con Jackson. "Me acerqué y comencé a charlar con él. Le dije 'Hola, ¿cómo estás? ¿Cuánto tiempo te quedas en Londres?' Y creo que se quedó un poco sorprendido porque nadie había hecho algo así antes".

Esa conversación comenzó con una larga relación entre fotógrafo y artista que duró casi dos décadas y varias giras, Bad, Dangerous, HIStory y la 30th Anniversary Celebration de 2001. Hogan es conocido por su trabajo en el mundo de la música capturando a gente como David Bowie, U2 y Madonna: "He trabajado con Taylor Swift y los Rolling Stones, una de las mayores estrellas femeninas y una de las mayores bandas de rock. Pero no había nadie más grande que Michael Jackson"


La primera vez

"Esta es la primera vez que le fotografié. Recuerdo que pensé, 'Guay, ¡tiene una cara preciosa!"


Petición de fotos

Jackson con Kim Wilde, Pete Townshend y Paul McCartney la misma noche de 1983. Después de que Hogan hablase con él, Jackson le pidió que le hiciese algunas fotos con amigos en el salón. Al día siguiente, Hogan dejó un sobre con las fotos en el hotel de Jackson y desde ese día, comenzó a estar con el cantante de forma regular. "Creé esta especie de relación extraña con él. La discográfica me solía llamar cuando Michael estaba en la ciudad y decían, 'Va a ir de compras a Hamleys, ¿quieres ir de compras con él?' Yo no era su nuevo mejor amigo, sólo estaba allí para documentar lo que pasaba en su vida por entonces".



Actuando con sus hermanos en el Victory Tour de 1984



Bad Tour en Wembley Stadium en 1988.


Hogan pudo ver a menudo el efecto que causaba Jackson en la gente. "De toda la gente con la que he trabajado, nadie hacía que la gente se pusiese histérica. Gritaban y lloraban sólo por verle. Es una forma muy rara de vivir tu vida".


HIStory Tour en Bremen, 1997. Sobre el escenario, el poder de Jackson era sobrenatural. "Hay un par de fotos en las que estoy con él sobre el escenario, y él sale de su cápsula espacial y tiene delante a 75.000 personas gritándole. Él está allí de pie con sus brazos abiertos, como Jesús, y no canta, no hace nada. ¡Se te ponía la piel de gallina! Yo estoy tras él vestido de negro, con una cámara, con aspecto de Tortuga Ninja, nunca intentando entrometerme, pero la sensación que tenía era esta: Se me erizaban el vello de la nuca, y pensaba, 'Esto va a ser muy especial'".


En esta parada del HIStory Tour en 1997, Hogan pudo tener acceso al backstage, incluyendo a la zona de la ropa de Jackson. "Abrí todas las cajas para hacer fotos. Y luego pensé en que toda la historia de Michael Jackson estaba allí, el traje de hombre lobo, los guantes de lentejuelas y los sombreros".


En un momento dado, el encargado de vestuario preguntó a Hogan si quería probarme el sombrero y el guante. "Inmediatamente te pones a hacer el moonwalk hacia atrás y hacia adelante. Y el tipo me dijo, 'Si, todo el mundo lo hace'".


"Nunca los levanté para verlos, pero después me enteré que tenían un corte en los talones que se enganchaban en un perno para que pudiese hacer la inclinación. La gente se preguntaba, '¿Cómo lo hará?' Bueno, era el mayor artista del mundo. Era un poco como un mago: No debes contar tus trucos".


Uno de los momentos más memorables de Hogan fue cuando estaba en un pequeño camerino cuando Jackson llegó, se quitó la camiseta y se roció con desodorante. "Todo lo que pude pensar fue, 'Dios mío, Michael suda’. Lo elevas tanto en ese genio casi divino que olvidas que era un ser humano normal". Hogan y Jackson hablaron un poco, pero como siempre, a nivel superficial. "Como fotógrafo, siempre tienes que tener cuidado de no hacer preguntas que les hagan pensar que les estás entrevistando. Porque entonces se cierran, si empiezas a preguntar, ellos piensan, '¿Esto es una entrevista o una sesión de fotos?'"



Momento contemplativo en Munich 1997






Hogan estaba en el Glastonbury Festival cuando se enteró del fallecimiento de Michael. "Cuando piensas en tantos artistas que deberían cumplir 60 años y no llegaron... No puedes estar en presencia de este hombre no saber que algo especial iba a ocurrir". Hogan mira a la industria del entretenimiento actual y reflexiona sobre lo rápidos y efímeros son los famosos que ahora entran y salen del panorama. Para é no hay compración: "Antes no había estrellas de realities. Sólo había Reyes".

*Traducido por Xtarlight y Mpenziwe para www.MJHideOut.com
Por favor, no utilices esta traducción en otra web, foro o facebook, en su lugar, pon un link directo a este post. Gracias!
 
Arriba