• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Grupo Juan Pablo II contra la homosexualidad

freddiemercury

HideOuter ¡Invincible!
#1
Queria compartir esto con vosotros.

Hace unos años, navegando por la red me encontré con una página Pagina Principal, en ella podemos encontrar manuales didácticos de auto ayuda para superar la homosexualidad, etc, etc...

Al principio me indigne, pero tuve curiosidad por saber realmente como pensaban ciertos usuarios de dicho foro y me decidí a tener contacto con algunos de ellos. Realmente me resignaba a aceptar que esto fuera todo como me lo pintaba en la página (secta).

Agregué a un par de ellos y realmente es digno de lástima, muy enserio lo digo...
Traumas por sucumbir ante la masturbación, por pensar en hombres, etc, etc...
La mayoria de ellos acabaron pidiéndome algún tipo de sexo via internet. Terminé horrorizado de el daño que hacen ciertos sectores de la Iglesia en la mente de los homosexuales.

De todo aquello quedó que de vez en cuando me envian emails informativos. Pues bien, hoy me han enviado este:


El espíritu sectario de la homosexualidad
La idea del pecado es la bestia negra de la homosexualidad
Autor: Roberto Esteban Duque | Fuente: revistaecclesia.com

El esencial entusiasmo con que fueron acogidas por mi madre las palabras del obispo de Alcalá de Henares en su homilía del pasado viernes santo fue directamente proporcional a la indignación que desataron en la mentalidad del progresismo católico y el rampante laicismo, uniformados como están en sus planteamientos intolerantes y hostiles hacia la Iglesia católica.

No aguanta ya la conciencia tener ningún arbitro moral fuera de sí misma, ni patrimonio alguno que no sea el que la sociedad acuerde en cada momento, sin tiempo interior ni continuo. Los valores religiosos o bien son categóricamente rechazados por resentimientos sociales o literalmente castrados de cualquier pretensión comunitaria o dimensión pública de la fe, instancia sobrevenida como peligrosa cuando trasciende lo políticamente correcto y se resiste a quedar asimilada por las formas de vida modernas.

Hace mucho tiempo que dejó de regir una ley moral absoluta y eterna, escrita en el corazón de los hombres. La misma religión ha sido sustituida en buena medida por la política. Lo pronosticó Pablo VI en 1974, cuando se preguntaba si el mundo podría tolerar “una religión como la nuestra”. Las palabras del obispo Reig Pla el pasado viernes santo, más allá de los exabruptos de algún académico anticlerical o el resurgimiento del Polizeistaat (policía estatal), han despertado el odium fidei, el odio del actual radicalismo laicista hacia la religión, la insoportable influencia de ésta en la cultura.

El obispo de Alcalá de Henares se limitó a mostrar la concepción natural antropológica del ser humano. La naturaleza humana es buena, como todo lo creado. La fe cristiana tiene una confianza absoluta en la bondad última de la Creación. Pero el hombre es ontológicamente un ser libre que tiene pasiones. Y las pasiones pueden inclinar su libertad a la malicia del pecado, percibido como engaño que destruye, como ingratitud y como injusticia. De ahí que la libertad necesita gobierno para corregir los deseos y las inclinaciones que puedan perturbar la vida colectiva.

Rechazar la existencia del pecado y del mal es tanto como pretender liberarse de la tradición cristiana e introducir el pensamiento ideológico, apareciendo el Estado de Derecho como el depositario único de la moralidad y de la conducta externa a través del Derecho y de la Ley. Cuando se desprecia la verdad, se incorporan los valores, que es tanto como aferrarse a la autonomía moral. ¿Qué debería hacer finalmente el hombre excepto obrar de acuerdo a los valores oficialmente aceptados por la cultura, conformes a la voluntad de poder, indiferente a la verdad y la justicia?

La Iglesia no aspira a cambiar al hombre, sino a encauzar sus pasiones y apetitos, recordándole que su comportamiento es con frecuencia equivocado: “el hombre no es ni ángel ni bestia, pero cuando quiere comportarse como un ángel se comporta como un animal”, sentenció Pascal. Esto es lo que no toleran las bioideologías, especialmente la de la homosexualidad, impregnada de un fuerte espíritu sectario en cuanto acepta la religión en la medida en que no se haga un absoluto de la naturaleza humana. La hostilidad de la homosexualidad hacia la religión es relativa: se aceptará siempre que se reconozcan sus propios fines. La homosexualidad acoge el cristianismo si no se le opone en el terreno moral, puesto que no se admiten distinciones absolutas entre el bien y el mal, con el fin de superar el mal.

Thomas Huxley cuestionó la relación entre el hombre y la naturaleza. Darwin volvió a la carga con su desprecio por el hombre tal y como es, finito y contingente, si bien redimido. El odio a la naturaleza humana, origen del mal, lleva a la afrenta por el hombre. Las palabras del obispo Reig Pla han evidenciado que no se soporta la categoría del pecado ni se entiende la categoría de la gracia. La idea del pecado es la bestia negra de la homosexualidad, para quien no existe el bien y el mal en cuanto se pueden alterar con la modificación de la naturaleza humana.

La religión debe seguir ofreciendo una firme subversión, una influencia negativa sin fisuras, oponiéndose a realizaciones contrarias a la naturaleza humana, inspirando la búsqueda constante del bien de la persona y de la verdad del hombre, que se plasmará en la estructura de la sociedad y en el espíritu de los que gobiernan y legislan. Hacen más daño la inmoralidad de las costumbres y la influencia irreligiosa de los medios de comunicación social que todo el fervor con que puedan ser acogidas las palabras proféticas de un obispo.

El retraimiento y el conformismo ante el pensamiento laicista dominante o ante ciertas leyes injustas, provocadoras de costumbres contrarias al bien común, la inhibición del anuncio del Evangelio en su integridad en un mundo que se ufana en la rebelión frente a la naturaleza humana y en la opinión avanzada del snobismo de una libertad sin vínculos, sería tanto como practicar un abyecto dimisionismo ministerial que, lejos de ennoblecer, ridiculiza la misión misma de la Iglesia y olvida que el éxito de Cristo se da a través del fracaso de la Cruz.

Roberto Esteban Duque, sacerdote y profesor de Teología Moral

EDITO: Escribí homofobia donde queria decir homosexualidad.
 
Última edición:
#2
No me atrevo a leer semejante aberración de forma completa, con leer alguna cosita suelta de pasada me vale. Es más de lo mismo y no tengo palabras para describir la hostia que se me pone con cosas así, qué manía más asquerosa le ha entrado a esta gente de la iglesia con opinar libremente y señalar con el dedo las vida de los demás. Asco, eso es lo que siento ante una frase como esta "La Iglesia no aspira a cambiar al hombre, sino a encauzar sus pasiones y apetitos, recordándole que su comportamiento es con frecuencia equivocado", como si alguien les hubiese dado permiso para encauzar mi vida ni la de nadie por ningún sitio.

Cada día me indigno más y eso que esto no debería pillarme por sorpresa.
 

Indialuna

HideOuter Hiperactivo
#3
Me sorprende la obsesion por la sexualidad en general y la homosexualidad en particular de gente que dice practicar la castidad y el celibato, si no lo practican ¿por que estan conrtinuamente hablando de ello?

Mi hermana tuvo como profesor en la facultad al famoso Aquilino Polaino (otro con recetas contra la homosexualidad) un hombre del Opus etc etc que les hablaba dia si, dia tambien de sexualidad en una asignatura de Psicopatologias...., si no saben y no lo practican ¿por que ahondan en ello continuamente?

No he leido mas que un trozo del texto que ha puesto Freddie y en fin ¿que decir?
Los que respetamos a las personas no tenemos esta obsesion, me considero una persona tolerante y de mente libre, tengo amigos heteros y homosexuales y de verdad, no estoy pensando todo el dia en esto.

Tengo amigos gays que viven el sexo de una forma sana y libre, sin comeduras de tarro, sin miedos, sin fobias, sin lios mentales, SON FELICES, en cambio he conocido hace años a adolescentes y preadolescentes a los que en centros educativos ultracatolicos adoctrinaban para ser castos y puros... y no he visto mentes mas sucias a unos tiernos 12 años, tanto prohibir, tanto amenazar, tanto hablar de ello cada dia ¿para que? No quieren educacion sexual y no hacen mas que hablar de sexualidad?

En fin...
 

Marchita

HideOuter Adicto
#4
Que no se supone que lo que vale en la vida es SENTIR AMOR? .. que no es esa la señal de nuestro camino? ... no entiendo a la gente que discrimina a los homesexuales, ellos se aman y no hay algo más puro que sentir Amor.

Mientras a ti no te dañe que más? ...

Yo trabajé con los Legionarios de Cristo, ya saben la red de padres de los que está lleno el Vaticano y ellos se paran el cuello profesando una vida limpia cuando en realidad son demonios vestidos de ángeles, perdón si generalizo, si lo hago es porque los conozco bien, porque estuve de cerca con ellos y no son precisamente las mejores personas y eso sin referirme exclusivamente al caso del padre Maciel, tema muy sonado referente a la pederastía. Se la pasan exigiendole a uno tener humildad, cosa que ni hace falta que pidan. Tratan de "llevarte por el buen camino", diciendote a quien elegir de pareja y como vivir dentro del matrimonio cuando con ellos ni quien se meta. Vi muchísimos detalles que no van conmigo, vi prepotencia, discriminación y conflictos de interéses y yo ya estoy fuera por fortuna.

Si cansa que no haya libertad ni para Amar!
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#5
La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí.
Los enfermos son ellos, ellos son los que tienen que ponerse a tratamiento psiquiátrico. Están enfermos, trastornados y llenos de maldad y de odio.
La Iglesia Católica es una institución que lleva siglos dando muestras evidentes de un absoluto desprecio por la raza y la naturaleza humana, no entiendo cómo todavía tiene fieles.
Comparar a los homosexuales con las bestias es atroz, y más cuando la propia bestia la tienen ellos en su Iglesia. Tienen más demonios ahí dentro que en el propio infierno.


Se autoproclaman guías espirituales y se creen los elegidos para llevar a la sociedad por el buen camino. ¿Por qué camino, a dónde, al infierno?
Se les ha olvidado lo más importante que dijo la persona a la que dicen seguir:

Amaos los unos a los otros. - YouTube

Lo que importa es el AMOR, no los sexos. Nos enamoramos de personas.
 
Última edición:
#6
La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí.
Los enfermos son ellos, ellos son los que tienen que ponerse a tratamiento psiquiátrico. Están enfermos, trastornados y llenos de maldad y de odio.
¿Te parece?
La homofobia no es una enfermedad, es un pensamiento retrograda, en cierto sentido hay una especie de represión y tensión, no están enfermos ni trastornados, ni nada de eso, en muchos caso la homofobia también viene de los abusos sexuales sufridos en la niñez, hay también algunas experiencias que causan dolor. No es que sea una enfermedad, pero muchas veces una persona necesita ayuda cuando hubo abusos y lo reflejan mediante el rechazo a la comunidad gay, en otros casos hay hombres homofobicos porque en el fondo también hay atracción entre el mismo sexo, pero al no aceptarlo, suelen tener este tipo de rechazos hacia los gay.
No te quiero contradecir ni mucho menos y tampoco quiero que te vaya ofender esto, solo que yo he asistido a algunos cursos de parte de la Uni y si bien la homofobia no es una enfermedad como tal, consiste en averiguar que hay más allá de un simple pensamiento retrograda, sí necesitan ayuda en algunos casos, pero en otros no, porque viene de la educación en casa, el problemas no son aquellos habladores, el problema viene cuando hay algo más a fondo que un simple rechazo a la homosexualidad, cuando existe algo que va más allá de una forma de pensar.
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#7
¿Te parece?
La homofobia no es una enfermedad, es un pensamiento retrograda, en cierto sentido hay una especie de represión y tensión, no están enfermos ni trastornados, ni nada de eso, en muchos caso la homofobia también viene de los abusos sexuales sufridos en la niñez, hay también algunas experiencias que causan dolor. No es que sea una enfermedad, pero muchas veces una persona necesita ayuda cuando hubo abusos y lo reflejan mediante el rechazo a la comunidad gay, en otros casos hay hombres homofobicos porque en el fondo también hay atracción entre el mismo sexo, pero al no aceptarlo, suelen tener este tipo de rechazos hacia los gay.
No te quiero contradecir ni mucho menos y tampoco quiero que te vaya ofender esto, solo que yo he asistido a algunos cursos de parte de la Uni y si bien la homofobia no es una enfermedad como tal, consiste en averiguar que hay más allá de un simple pensamiento retrograda, sí necesitan ayuda en algunos casos, pero en otros no, porque viene de la educación en casa, el problemas no son aquellos habladores, el problema viene cuando hay algo más a fondo que un simple rechazo a la homosexualidad, cuando existe algo que va más allá de una forma de pensar.
No me ofende en absoluto, pero estás equivocado. La homofobia es un trastorno mental y una enfermedad psico-social. Y cuando digo que los que están enfermos son ellos, con "ellos" me refiero a individuos como el obispo de Alcalá de Henares, que está totalmente trastornado y pienso que necesita tratamiento psiquiátrico con urgencia.
Y esas personas de las que hablas que han sufrido abusos sexuales de niños, si reaccionan de esa forma en la edad adulta, es evidente que tienen secuelas derivadas de esos abusos, y que deben de ser tratados por profesionales.
La homosexualidad ni es una enfermedad ni es un trastorno, la homofobia sí insisto. Y debe ser tratada para evitar que ese trastorno psico-social acabe derivando en trastornos más graves aún como una psicopatía y a atentar contra su propia salud (mental o física) o su propia vida, o la de los demás.
 
Última edición:
#8
Y cuando digo que los que están enfermos son ellos, con ellos me refiero a individuos como el obispo de Alcalá de Henares,
Si te refieres a ellos, esta bien.
En cuanto a la sociedad homofobica, no creo que todos estén enfermos, ahí el problema para mí son aquellos que utilizan la violencia para tratar sus ideales, ellos si que padecen una enfermedad psico-social, pero hay quienes chillan y al final no hacen nada, simplemente se trata de personas que están en contra de la homosexualidad, llámese religión, pensamientos, o lo que sea, pero al final solo se quedan ahí.

Si se trata de una enfermedad como tal, yo creo que esto va más allá de una simple forma de pensar, por ejemplo cuando vez en los periódicos que han matado a alguien por homofobia, eso realmente sí que es de preocuparse.
 
#9
Estamos obviando lo más importante, y es que freedie se puso las botas... y nadie le está preguntando.....

La homofobia tampoco es una enfermedad, la homofobia no es un problema, es solo el nombre para designar a la intolerancia, que es donde radica principalmente el problema.

Y es que ni siquiera hay debate posible, pongámonos en el peor de los casos y supongamos que efectivamente la homosexualidad es una enfermedad. Si el "enfermo" no se quiere curar ¿quien cojones somos el resto para obligarle a hacerlo?.

El debate en el peor de los casos sería ese, ¿somos nosotros alguien para meternos con las "enfermedades" del resto cuando no son contagiosas? ¿Porque la homosexualidad no es contaiosa, no? Bueno, freddie seguro que dice que no es contagiosa hasta que la pruebas, entonces repites :p

Ni que decir tiene si no es una enfermedad....
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#10
Vamos a ver.
La homofobia es una fobia, hasta ahí estamos de acuerdo, ¿verdad?
Pues la fobia es la enfermedad del miedo, así de simple.

Y ziritione, no nos podemos poner en el peor de los casos y pensar en si la homosexualidad pueda ser una enfermedad, porque no hay absolutamente nada que pueda avalar científicamente la afirmación de que lo sea, no lo es y punto.
 
#11
Vamos a ver.
La homofobia es una fobia, hasta ahí estamos de acuerdo, ¿verdad?
Pues la fobia es la enfermedad del miedo, así de simple.
Es que ese es el problema, para mí esta mal empleado el termino, hay de fobias a fobias y no se pueden comparar unas con otras.
Hay fobia a las arañas, serpientes, alturas y más, pero la homofobia en ciertos sentidos está mal empleado el termino.
Si se trata de asesinatos a los homosexuales, eso yo creo que no es homofobia, para mí rebasa el limite, creo que no hay palabras para describir algo así, se me queda corta la palabra homofobia.
Pero en fin, ya nos hemos ido más allá del tema principal.
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#12
Si te refieres a ellos, esta bien.
En cuanto a la sociedad homofobica, no creo que todos estén enfermos, ahí el problema para mí son aquellos que utilizan la violencia para tratar sus ideales, ellos si que padecen una enfermedad psico-social, pero hay quienes chillan y al final no hacen nada, simplemente se trata de personas que están en contra de la homosexualidad, llámese religión, pensamientos, o lo que sea, pero al final solo se quedan ahí.

Si se trata de una enfermedad como tal, yo creo que esto va más allá de una simple forma de pensar, por ejemplo cuando vez en los periódicos que han matado a alguien por homofobia, eso realmente sí que es de preocuparse.
Esas personas que están en contra de la homosexualidad y que al final no hacen nada como dices, también están utilizando la violencia, la violencia verbal.
Individuos como ese obispo que se sube al púlpito y se pone a echar basura por la boca, están haciendo un ejercicio de violencia verbal extrema, que puede llevar a que personas homosexuales que le estén escuchando se sientan terriblemente mal, se sientan culpables, y puedan llegar incluso al suicidio. Y generando y desatando en las personas que le escuchan el odio a los homosexuales ¿Te parece poca violencia?
Y no sólo es el obispo, son todas las personas en general que desprecian a los homosexuales escudándose en una religión que rechaza y pretende la abolición de todo lo que ellos consideran que es una amenaza para ellos (amenaza que sólo está en sus mentes), y proyectando en esos ataques sus propios miedos, frustaciones, odios, falta de empatía, de sensibilidad y de humanidad, y en definitiva un desprecio por la raza humana y sus libertades.
Es absolutamente patológico.
 
#13
Vamos a ver.
La homofobia es una fobia, hasta ahí estamos de acuerdo, ¿verdad?
Pues la fobia es la enfermedad del miedo, así de simple.
Es que los homófobos no le tienen miedo a la homosexualidad. Se le tiene miedo a las arañas, a las alturas, a estar encerrado, etc. porque son sucesos que te pasan en PRIMERA PERSONA. A la homosexualidad no se le tiene miedo, y a los homosexuales tampoco. Es un problema de intolerancia y querer imponer una sexualidad. Son cosas muy diferentes.

Y ziritione, no nos podemos poner en el peor de los casos y pensar en si la homosexualidad pueda ser una enfermedad, porque no hay absolutamente nada que pueda avalar científicamente la afirmación de que lo sea, no lo es y punto.
Lovely, creo que lo dije bastante claro, si no lo quieres entender lo que dije.... no lo voy a volver a explicar. Pero en cualquiera de los casos no hay discusión posible para meterse en la sexualidad de la gente. Creo que se entendió perfectamente y sino, queda ahora repetido.
 
#14
Individuos como ese obispo que se sube al púlpito y se pone a echar basura por la boca, están haciendo un ejercicio de violencia verbal extrema, que puede llevar a que personas homosexuales que le estén escuchando se sientan terriblemente mal, se sientan culpables, y puedan llegar incluso al suicidio. Y generando y desatando en las personas que le escuchan el odio a los homosexuales ¿Te parece poca violencia?
A ver, anteriormente te dije que en el caso de los Obispos no se del tema, pero me parece un error decir que la homofobia es una enfermedad, no, al menos no en todos los casos.
Ahora actualmente en estos tiempos hacerle caso a un cura, cuando se sabe la terrible problemática de pedofilia que enfrentan y que la propia iglesia Católica tiene lados muy negros y escabrosos, creo que esta de sobra escucharlos, ya sabemos como la iglesia Católica por años a tenido posturas como estás, con tanta información que hay, en las escuelas, en la televisión, en todos lados, hacerle caso a unos obispos de la iglesia Católica, creo que desde ahí hay un problema, tomando en cuenta de quienes vienen.
 

palevilla

HideOuter ¡Invincible!
#15
Esas personas que están en contra de la homosexualidad y que al final no hacen nada como dices, también están utilizando la violencia, la violencia verbal.
Individuos como ese obispo que se sube al púlpito y se pone a echar basura por la boca, están haciendo un ejercicio de violencia verbal extrema, que puede llevar a que personas homosexuales que le estén escuchando se sientan terriblemente mal, se sientan culpables, y puedan llegar incluso al suicidio. Y generando y desatando en las personas que le escuchan el odio a los homosexuales ¿Te parece poca violencia?
Y no sólo es el obispo, son todas las personas en general que desprecian a los homosexuales escudándose en una religión que rechaza y pretende la abolición de todo lo que ellos consideran que es una amenaza para ellos (amenaza que sólo está en sus mentes), y proyectando en esos ataques sus propios miedos, frustaciones, odios, falta de empatía, de sensibilidad y de humanidad, y en definitiva un desprecio por la raza humana y sus libertades.
Es absolutamente patológico.
Pues el tal Obispo ha vuelto a la carga hoy diciendo que conoce muchos casos de homosexuales que "se han curado", no se si por intervención divina o con la farmacopea existente. Si no fuera porque es un tema serio y que afecta a un colectivo importante, sería para desternillarse de risa.

En cuanto a que sea una enfermedad, yo no lo veo así. El que piensa así es un intolerante y punto. Quien tiene miedo a volar es un aerofóbico, y nadie piensa que sea un enfermo. Es cierto que la palabra fobia se emplea muy a la ligera ultimamente.
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#16
Es que ese es el problema, para mí esta mal empleado el termino, hay de fobias a fobias y no se pueden comparar unas con otras.
Hay fobia a las arañas, serpientes, alturas y más, pero la homofobia en ciertos sentidos está mal empleado el termino.
Si se trata de asesinatos a los homosexuales, eso yo creo que no es homofobia, para mí rebasa el limite, creo que no hay palabras para describir algo así, se me queda corta la palabra homofobia.
Pero en fin, ya nos hemos ido más allá del tema principal.
El manual del diagnóstico de los trastornos mentales que utilizan los psiquiatras para diagnosticar, clasifica las fobias como trastornos de ansiedad. Otra cosa es la capacidad del enfermo para evitar la situación fóbica y el grado de incapacidad que le produzca.
 

freddiemercury

HideOuter ¡Invincible!
#17
Estamos obviando lo más importante, y es que freedie se puso las botas... y nadie le está preguntando.....

La homofobia tampoco es una enfermedad, la homofobia no es un problema, es solo el nombre para designar a la intolerancia, que es donde radica principalmente el problema.

Y es que ni siquiera hay debate posible, pongámonos en el peor de los casos y supongamos que efectivamente la homosexualidad es una enfermedad. Si el "enfermo" no se quiere curar ¿quien cojones somos el resto para obligarle a hacerlo?.

El debate en el peor de los casos sería ese, ¿somos nosotros alguien para meternos con las "enfermedades" del resto cuando no son contagiosas? ¿Porque la homosexualidad no es contaiosa, no? Bueno, freddie seguro que dice que no es contagiosa hasta que la pruebas, entonces repites :p

Ni que decir tiene si no es una enfermedad....
Nadie me está preguntando sobre qué?:p

La realidad es muy simple, cierto sector de la Iglesia retrógrada y desfasada no ven bien la homosexualidad. Como norma general siempre andan dando discursitos, hasta que llega el Obispo de turno y se pasa de la raya, entonces denuncia al canto de LGTB. Están un tiempo callados y luego vuelta a empezar.

Esto no deberia de ser un problema, el verdadero problema es que cuando tienes 15 o 16 años, que te coman la cabeza diciéndote que esto es malo, es realmente peligroso. A esto tienes que sumarle la mente "antigua" de muchos padres, que navegando en internet se encuentran páginas como estas y ven en ella una salvación para su hijo.

A dia de hoy, en la mayoria de los casos, por muy abiertos y chachis pirulis que seamos, nos cuesta asimilar que nuestro hijo es gay o lo que quiera que sea. Esto es asi, algunos padres se lo tomarán peor y en otros casos mejor, pero de primeras impresiona si no te lo esperas.

Mi conclusión es que tenemos que dejar pasar algo de tiempo... Yo pienso que mi generación ya está bastante más abierta de miras, por asi decirlo. La Iglesia seguirá a su rollo aprenderá o no, eso no lo sabemos. Lo que si está claro es que cuantas más generaciones pasen menos manipulables seremos.

PD: Y si, ziritone, si lo pruebas querrás repetir. Esto me lo ha comentado mucha gente... Asi que ya sabes... Podemos volver a repetir lo del camarote con CHUSI.:D
 

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#18
Es que los homófobos no le tienen miedo a la homosexualidad. Se le tiene miedo a las arañas, a las alturas, a estar encerrado, etc. porque son sucesos que te pasan en PRIMERA PERSONA. A la homosexualidad no se le tiene miedo, y a los homosexuales tampoco. Es un problema de intolerancia y querer imponer una sexualidad. Son cosas muy diferentes.
No estoy de acuerdo. La palabra fobia se utiliza en psiquiatría para describir el miedo insano a ciertas cosas. De hecho etimológicamente deriva de Phobos (miedo). La homofobia es el miedo a la homosexualidad.
Lovely, creo que lo dije bastante claro, si no lo quieres entender lo que dije.... no lo voy a volver a explicar. Pero en cualquiera de los casos no hay discusión posible para meterse en la sexualidad de la gente. Creo que se entendió perfectamente y sino, queda ahora repetido.
Entendí lo que escribiste, que fue que no considerabas que la homofobia fuese una enfermedad, y que nos pusiéramos en el supuesto de que sí lo fuera la homosexualidad.
Que no hay discusión posible para meterse en la sexualidad de la gente, eso sí lo he entendido perfectamente, y estoy de acuerdo.
Pero lo que no me ha quedado claro es si tú piensas que la homosexualidad puede ser una enfermedad. Pero después de leer que si no quiero entender lo que has dicho.... no lo vas a volver a explicar, pues casi mejor no te lo pregunto :(
 
#19
Lo que yo piense da igual porque no está a debate y es lo de menos. Pero no, no creo que la homosexualidad sea una enfermedad, claro que no. Yo a los gays los veo sanísimos... algunos hasta viven más y mejor que los heterosexuales! que cosas...

El origen de la palabra fobia la conozco, y efectivamente homofobia significa miedo a la homosexualidad, pero repito que yo pienso que los homófobos no le tienen miedo a la homosexualidad porque las fobias se tienen EN PRIMERA PERSONA y tienen unos SINTOMAS específicos, que no se dan en los homófobos. Cuando uno es claustrofóbico y lo encierran, cuando alguien tiene aracnofobia y le ponen una araña delante, sufren sudores frios, mareos, etc. Cuando un homófobo ve algo homosexual lo único que le entra es mala hostia, como la que te entra a ti cuando escuchas al hómofobo. Por tanto, se les puede llamar como quieras, pero no es una fobia lo que tienen, es intolerencia. Su problema es de aceptación no de miedo. La palabra homofobia significa lo que significa, no refleja el "problema" pero no hay otra mejor, por eso se utiliza.


PD: Por supuesto que me puedes preguntar lo que quieras. No iba de mal rollo nada de lo que te dije, disculpa si pareció que te hablé mal. Simplemente que me creo que está claro que me refería a que la homosexualidad no era una enfermedad, y en el caso que lo fuera, tampoco tendría sentido el debate, ni que se metan en la vida de los demás. Que teóricamente es lo que también defiendes y lo importante. Partí su "posición" para decir que aún desde su punto de vista, no tienen nada que decir sobre los homosexuales. El resto,... no importa.

Lo que piensen es lo de menos, lo importante es que no se metan en la vida de los demás. Si los de la cienciología se quieren comer las placentas que lo hagan, si quieren pensar que me voy a morir y que soy un trastornado por no comerlas yo.... me la trae floja, lo único que pido es que no me obliguen a comerla. Yo asumo las consecuencias de todo lo malo que me pueda pasar por no hacer lo que me dicen.... y los homosexuales piensan lo mismo. Les da igual lo que digan, lo que quieren es que no se metan en su vida y no se "preocupen" tanto por ellos, que ellos saben lo que tienen que hacer. Si les llamas enfermos te dirán que los dejen a ellos tranquilos con su enfermedad.
 
Última edición:

lovely one

HideOuter ¡Invincible!
#20
Lo que yo piense da igual porque no está a debate y es lo de menos. Pero no, no creo que la homosexualidad sea una enfermedad, claro que no. Yo a los gays los veo sanísimos... algunos hasta viven más y mejor que los heterosexuales! que cosas...

El origen de la palabra fobia la conozco, y efectivamente homofobia significa miedo a la homosexualidad, pero repito que yo pienso que los homófobos no le tienen miedo a la homosexualidad porque las fobias se tienen EN PRIMERA PERSONA y tienen unos SINTOMAS específicos, que no se dan en los homófobos. Cuando uno es claustrofóbico y lo encierran, cuando alguien tiene aracnofobia y le ponen una araña delante, sufren sudores frios, mareos, etc. Cuando un homófobo ve algo homosexual lo único que le entra es mala hostia, como la que te entra a ti cuando escuchas al hómofobo. Por tanto, se les puede llamar como quieras, pero no es una fobia lo que tienen, es intolerencia. Su problema es de aceptación no de miedo. La palabra homofobia significa lo que significa, no refleja el "problema" pero no hay otra mejor, por eso se utiliza.


PD: Por supuesto que me puedes preguntar lo que quieras. No iba de mal rollo nada de lo que te dije, disculpa si pareció que te hablé mal. Simplemente que me creo que está claro que me refería a que la homosexualidad no era una enfermedad, y en el caso que lo fuera, tampoco tendría sentido el debate, ni que se metan en la vida de los demás. Que teóricamente es lo que también defiendes y lo importante. Partí su "posición" para decir que aún desde su punto de vista, no tienen nada que decir sobre los homosexuales. El resto,... no importa.

Lo que piensen es lo de menos, lo importante es que no se metan en la vida de los demás. Si los de la cienciología se quieren comer las placentas que lo hagan, si quieren pensar que me voy a morir y que soy un trastornado por no comerlas yo.... me la trae floja, lo único que pido es que no me obliguen a comerla. Yo asumo las consecuencias de todo lo malo que me pueda pasar por no hacer lo que me dicen.... y los homosexuales piensan lo mismo. Les da igual lo que digan, lo que quieren es que no se metan en su vida y no se "preocupen" tanto por ellos, que ellos saben lo que tienen que hacer. Si les llamas enfermos te dirán que los dejen a ellos tranquilos con su enfermedad.
A mi sí me da igual lo que opines, por eso te lo preguntaba, gracias por aclararlo. Y no me molesto, y me gusta siempre debatir contigo :)

Respecto a lo que dices de que no importa lo que digan, que los homosexuales saben lo que tienen que hacer, yo pienso que sí que importa. Porque hay muchos homosexuales que recién empiezan a descubrir su condición sexual y escuchan estas cosas y pueden sentirse muy mal y eso no es justo, no debería de ser así, y hasta que llegan al punto de entender y aceptar que lo que les pasa no es nada malo, sufren muchísimo. Fíjate lo que ha contado Freddie en el primer post. Es tremendo y es muy triste. Esas personas que como el obispo hacen esos discursos utilizan esa posición de poder que tienen para llegar a la gente, y encima disfrazados de "buenas intenciones" hacen un daño atroz. ¿Qué necesidad hay de que un homosexual tenga que pasar por un calvario así para poder ser feliz en su vida como el resto de la gente?

Es verdad que hay muchos homosexuales que son felices con su condición sexual y que no le dan ninguna importancia a lo que digan los obispos y demás, pero estoy convencida de que todos los homosexuales en el primer momento en el que se dieron cuenta de lo que sentían, tuvieron miedo. Y eso no debería de pasar, algún día tiene que desaparecer, algún día tiene que terminar. Y es imposible que podamos alcanzar eso cuando estamos dejando que autoproclamen guías espirituales individuos tan transtornados como ese obispo, y encima no estamos hablando de un gurú de una secta rara que dice estupideces, estamos hablando de los cabecillas de una institución profundamente arraigada y extendida en nuestro país como es la Iglesia Católica. Y luego pedimos libertades, tolerancia, igualdad... bufff....:ains:

No hace falta que me respondas porque sé que estarás de acuerdo conmigo. No te estoy llevando la contraria :p... todavía, ahora sí te la voy a llevar:p

Volviendo a la homofobia, ya para acabar, que tú y yo nos podemos pasar así tres días, je,je:p. Estamos de acuerdo en que la homofobia significa miedo a la homosexualidad, y esa fobia es un trastorno mental. Otra cosa es diagnosticar quién es homófobo y quién no.
Y es cierto que la palabra homofobia se utiliza de una forma muy generalizada y no todos las personas a las que no les gustan los homosexuales son homófobos. Lo mismo que no todas las personas a las que no les gustan las arañas tienen fobia. Una araña te puede repeler, pero si cuando ves a la araña sientes un miedo irracional que te lleva a hacer cosas que van desde tener sudores a tirarte por una ventana, pues tienes una fobia o trastorno mental que necesita tratamiento.
Es cierto que hay personas que ante los homosexuales reaccionan diciendo que no lo entienden, o poniéndose de mala hostia como tú dices, eso es intolerancia. Pero cuando estamos ante una persona que ante un homosexual reacciona o con violencia física, o con violencia psicológica o verbal como es el caso de este obispo, o como es el caso de un padre que ante la homosexualidad de su hijo reacciona llevándole a un médico que le trate como si fuera un enfermo con tratamientos psicológicos, farmacológicos y hasta electroshock se ha llegado a dar en algunos casos, produciendo un grave daño en su hijo, psicológico o físico. Eso sí que atenta contra la salud de otra persona, y es el reflejo de sus propios miedos insanos e irracionales hacia la homosexualidad de su hijo, eso es un trastorno, eso es sí es homofobia, él es el enfermo.
Por no hablar de los homosexuales homófobos, que también los hay, y eso es tremendo porque se hacen daño a si mismos y a los demás.
 
Última edición:
Arriba