• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Política Oráculo electoral de las elecciones generales del 28 de abril en España

  • El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) apelará, por enésima oportunidad desde 1993, al llamado voto útil (o instrumental), en esta ocasión apelando a construir una mayoría que permita detener a todo bloque de gobierno alternativo en que figure eventualmente Vox. Por increíble e indecible que resulte, y dada su magra (y cuasi inexistente) acción de gobierno, en la que la principal medida adoptada con éxito ha supuesto la del incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a los 900€, en virtud de un acuerdo parlamentario con Unidos Podemos, del que se incumplió en su mayoría, quedando en agua de borrajas, conseguirá su propósito, remontando unos puntos, con respecto al escuálido 22% que despachó en junio de 2016. Rebasará el centenar de diputados, a costa, sobre todo de UP, y en menor medida, de Ciudadanos. Pero puede que el triunfo no le sirva para continuar al frente del Ejecutivo, tras la moción de censura a Mariano Rajoy que le restableció en el Gobierno de España.
  • El Partido Popular (PP), por su parte, decrecerá del 33% al veintipoco por ciento del voto válido emitido (en segundo lugar), teniéndose presente la fragmentación del espacio político-electoral de la derecha en tres fuerzas, algo inédito en nuestro sistema político (tendríamos que remontarnos a 1979, cuando confluyeron al Congreso Unión de Centro Democrático -UCD-, la Coalición Democrática (aka Alianza Popular) de Fraga y Areilza, y Fuerza Nueva, de Blas Piñar), con representación parlamentaria todas ellas. Ha optado por atenerse al principio elemental en todo manual de primero de Ciencia Política: en una situación de serio compromiso, apelar a las esencias, a fin de evitar la fuga y escape por tu propio caladero, en favor de Vox, para, así, garantizar la plena adhesión, en bloque, de los electores de tu propia parcela, y, a partir de ahí, converger hacia polos más templados. Sólo así se justifica, con ello, la derechización evidente de su discurso, cuasi indiferenciable, en algunos temas, al exhibido por los de Santiago Abascal. Su única esperanza radica en emular el acuerdo a tres fraguado con éxito en Andalucía.
  • A Unidos Podemos (UP) le presagio un ostensible retroceso, del 21% de 2016 -a un solo punto del PSOE, oportunidad histórica, sin duda, desperdiciada de materializar el sorpasso y liderar, consigo, el bloque de centro-izquierda en nuestro país-, a un 15% (suponiendo una suerte de Izquierda Unida reforzada). El cerrojazo informativo deliberado del que ha sufrido en el último año por el establishment mediático, amén de múltiples errores propios, disensiones internas en muchas agrupaciones (Cantabría, Extremadura, País Vasco, Madrid...) y la adopción de una posición política en temáticas en las que la derecha ha conseguido imponer su encuadre (Cataluña), va a pasarle factura. Además, parece haber perdido la vitola de candidatura con proyección real de gobierno, en favor del PSOE. Sangría rumbo al PSOE -como siempre ha venido sucediendo a la izquierda de los socialistas- y/o a la abstención. Aunque, puede que la aversión a Vox le permita contener al máximo sus pérdidas, suponiendo toda una sorpresa inesperada. Será, con casi total presumibilidad, cuarta fuerza en la Cámara Baja (no tercera, como ahora).
  • En mi opinión, y contraviniendo el sentir general en la demoscopia española, Ciudadanos se estrellará con respecto a las expectativas de que él se deparan (y si no fuera éste último, lo será el Partido Popular). Le comportará una funesta jugada su equidistancia en la asunción de acuerdos con otras fuerzas políticas (PP, PSOE), pues el electorado medio conservador -del que se ha nutrido especialmente Albert Rivera, proveniente del PP, encarnando casi dos tercios de su base social vigente- no perdona, bajo ningún concepto, la ambigüedad a la hora de conformar un pacto integral a tres, en el seno de la derecha. Alcanzará la tercera posición, sin aproximarse al veinte por ciento, más cercano a Vox que del ganador de los comicios, el PSOE.
  • Por último, Vox. Le penalizará concurrir a circunscripciones electorales en que deban repartirse menos de seis escaños (aproximadamente, el 60% del total de circunscripciones). Con lo cual, en un escenario a cinco, puede que alguna lista se quede excluida de optar, al menos, a un acta de diputado. Pero en los grandes bastiones fuertes del PP de antaño, detentará un resultado tan asombrosamente notable, como perturbador para el interés general. Ascenderá a los dos dígitos (es decir, mínimo un 10% del voto válido a nivel estatal), y con capacidad de influencia en el bloque (a tres) de la derecha, mayor si cabe, que en Andalucía.
Por consiguiente, el escenario que se abrirá tras el cierre del proceso electoral coadyuvará a dirimirse entre dos opciones, de sumar en términos de suficiencia aritmética:
  • Un acuerdo de investidura, de legislatura, o de gobernación en coalición, entre el PSOE y Ciudadanos.
  • O lo mismo, pero protagonizado por el bloque de derechas (PP, Ciudadanos y Vox), como en Andalucía.
Como Ciudadanos ha prometido hacer descarrilar al 'sanchismo' -en palabras, entre otros, del propio Rivera, o de Inés Arrimadas-, pero no necesariamente renegar de pactos con los socialistas en feudos gobernados por el ala derecha de dicho partido -Extremadura, Castilla La Mancha, Aragón-, exigirá al PSOE, de vencer en las elecciones, deponer a Pedro Sánchez, por otro candidato a la investidura.

Ahí se abrirá un abanico de cuatro posibilidades:
  1. Que el PSOE, naturalmente, se oponga. El tridente derechista se abriría camino a intentarlo.
  2. Que el PSOE acepte, presionado por el establishment interno presente en su partido (con dirigentes históricos a la cabeza), como en el plano de lo institucional. Todo dependerá de la obtención, o no, de mayoría absoluta entre ambos. De ser así, gobernarán, pero ello implicaría el principio del fin de Ciudadanos como fuerza política operativa, y con aspiraciones reales, en nuestro país. La derecha se lo hará pagar con creces, cobrándose, lenta y agónicamente, la misma factura que, en su día, hizo con el Centro Democrático y Social (CDS) y Unión, Progreso y Democracia (UPyD).
  3. Que el PSOE y Ciudadanos se hallen próximos a la absoluta, pero precisen del concurso de un tercero. Reactivarán la maquinaria del cerco, contra viento y marea, sobre Unidos Podemos para que éste se abstenga (como pretendieron, baldíamente, a comienzos de 2016), sumiendo a la izquierda en el brete de abogar por un gobierno continuista y de perfil neoliberal, o el de otorgar un balón de oxígerno a PP y Vox.
  4. Que el tridente derechista compute mayoría absoluta (PP, Ciudadanos y Vox).
Por lo tanto, quedará por ver si la fórmula tricéfala de la derecha -experimentada, por primera vez, al sur de Despeñaperros- se tornará extensible y extrapolable en unas generales, o habrá supuesto un espejismo, activado por parte de un Partido Popular en horas sumamente bajas, con un líder poco consistente y sin proyecto.

Recuerden que, en Andalucía, poco más del 58% del censo concurrió a las urnas (un porcentaje, aun en autonómicas, extraordinariamente bajo y excepcional, de desmovilización), posibilitando el devenir de los acontecimientos posteriores.

¿Cabrá, por tanto, reacción alguna en el electorado progresista frente a lo sucedido en diciembre pasado en Andalucía -pues la derecha sociológica, se entiende, se movilizará masivamente, al sentirse representada en todas sus sensibilidades-? ¿Las derechas conseguirán el fin perseguido? ¿O el PP sufrirá lo contraído por el PSOE e IU en 2000; o por Unidos Podemos en 2016, cuando por separado aunó un mayor número de votos en 2015 -presentándose cada uno con sus siglas, esto es, Podemos e Izquierda Unida-?

En todos los casos, los establishment político, económico y mediático habrán triunfado, consiguiendo que haya calado su posición política frente a la alternativa -personificada, fundamentalmente, por Unidos Podemos y confluencias, y los partidarios del derecho a decidir en Catalunya-: excluirles del ámbito principal de decisión en la próxima legislatura. Y todo gracias a Vox, enésimo comodín lanzado al aire, con el que sumir al electorado en la tesitura de decantarse por el mal menor, para hacer frente a otro de signo aparentemente mayor. El status quo, inalterable, al menos, durante otros cuatro años más (o los que perdure el nuevo mandato). Ya se encargarán de prefabricar en el futuro otro artefacto que sitúe al personal en la necesidad de reforzar su alineamiento y adhesión a lo conocido, con independencia de la muy mala situación que éste presente, que por abrir una nueva etapa, entrañando una ruptura integral que permita atacar de fondo, y de raíz, los problemas endémicos que aquejan y devastan al conjunto de la sociedad española y a sus instituciones.

Porque en la era de la democracia de audiencia de nuestro tiempo, lo importante no descansa en el liderazgo. Tampoco en el proyecto que pueda presentarse. Sino en el encuadre. Es decir, la interpretación que de una situación, o un hecho real (o no), el creador de opinión produzca, reproduzca y extienda a una opinión publica(da), la cual, irreflexiva, adoptará como un dogma de fe irrebatible, sin contrastar robustamente la solidez de las ideas-eje propaladas al vuelo.

Hasta que las izquierdas no recapaciten en torno al último punto que acabo de esgrimir, y no persigan que su encuadre compita dignamente, primero, con el de la derecha; y, segundo, termine imponiéndose por la fuerza de los hechos, comparecerá a la liturgia del acto electoral con las manos amputadas y sin posibilidad de abrirse camino a transformar la realidad social y las estucturas económicas, productivas y culturales del país, desde el único ámbito en que éstas se modelan, alteran y cambian, de manera efectiva y real: el poder.
 
Última edición:
PD: la lista electoral por la que se decantará Siberian Husky, al ejercer su derecho al voto, no obtendrá representación parlamentaria.
 

tidus22

HideOuter ¡Invincible!
Yo como creo que estamos en una Dictadura encamuflada no pienso ni votar.

A las pruebas me remito.Pedro Sànchez ha convocado elecciones y disuelto las cortes, pero sin embargo se siguen llamando así mismos
Gobierno de España,no Gobierno en Funciones que es como siempre se le debe llamar en está situación.Todo un acto de chulería y provocación, cuando aún quedan más de 2 meses para estas elecciones.Y también así coger ventaja y no perder ni prestigio ni poder.

A esto hay añadir el puteo a los presos políticos, que televisan todo el juicio en HD para toda España,para que todos sean aún más humillados
que asesinos etarras,por que incluso van a recibir más castigo que ellos.Cuando en realidad Catalunya sigue siendo lo mismo de siempre,una
Comunidad Autónoma de España,nada ha cambiado.

Y por último la Corona,multimillonarios (y me quedo corto, de echo aún ni han publicado lo que cobran) y humillando a gente inocente por que les da la gana a ellos.No existe separación de poderes aquí.No olvidemos que Felipe VI es Licenciado en Derecho y le gusta mucho dar discursos ajenos.

Yo me quedo en mi querida Andalucía ese 28,escuchando entre otras,"Liberian Girl" de Michael Jackson.Tampoco votaré en Mayo.

Un Saludo.
 
Última edición:
Este PSOE me gustaba con Pedro Sánchez:

Creo que estaba haciendo un papel meritorio dentro de la UE con el Brexit (Gibraltar) . Supongo que el no ser Marruecos en ser el primer país en visitar la posición del Gobierno con respecto al país vecino sería de una formalidad algo más crítica y no de alabanza como había sido hasta ahora con sus continuos chantajes con la inmigración y pesca que siempre han hecho. Con Francia, Alemania, posicionándose como un socio con algo más de peso e influencia que con la etapa de Rajoy que interpretaba un papel de sumisión al eje franco-alemán. Y mantener las formas con una Italia con el problema de la inmigración y su gobierno de extrema derecha debe de ser difícil de tratar supongo.
Estos meses me daba la sensación de que España internacional-mente estaba empezando a tener su propia idéntidad, respetado y aumentando su influencia dentro de la UE y eso señores me hacia sentirme orgulloso de tener un presidente patriota que le importa el país que representa. Más aún después de tener España una historia en los últimos 200 años llena de derrotas y humillaciones de todo tipo.

La Derecha PP- CIUDADANOS - VOX han sido muy inteligentes y han sabido utilizar su poder en los medios de comunicación para centrar su discurso político en el cuento de la fragmentario de España para no hablar de su estrategia económica de privatización de los servicios que hasta hoy son públicos gracias a la redistribución de la riqueza. Los que más ganan pagan más para proteger a los que menos ganan de este manera se evitan problemas de violencia y pobreza extrema como pasa en muchos países ( México, Brasil). Han sabido orientar con muchísimo acierto el miedo de la gente echando la culpa del empeoramiento de la salud pública o las pensiones al inmigrante que llega en patera que a los millones de euros que se pierden por el camino en la construcción de un hospital privado y los sueldazos de sus amigos de partido que recolocan. Y lo seguirán haciendo cuando nos cueste operarse de una rodilla 20.000 euros.

El PSOE ha dado alternativas a los partidos catalanes independentistas para volver a los acuerdos para Cataluña. El Estatut, inversión en infraestructuras, cesión de competencias pero... Pedro se ha encontrado con un bloque independentista muy reaccionario al inmovilismo, rigidez y autoritarismo que dejó el Gobierno de Rajoy. Ahora ellos ( ERC-PDECAT) tienen hechos y argumentos sólidos para seguir con la batalla y devolver el golpe del 1 de Octubre. Algo muy rentable electoral-mente y por supuesto económicamente ( Estas coincidencias curiosamente también las comparten el bloque de derechas PP- Ciudadanos- Vox ) . Llevar al Congreso de los diputados el tema catalán como mono-tema será un fiasco y un atraso para toda la nación pues ralentizará y se evitaran muchos cambios que necesitamos para seguir progresando como sociedad y nación.

Uno de los fallos que le veo al PSOE ha sido el actuar en el cordón sanitario hacia Podemos utilizando los mismos argumentos que utilizaban PP y Ciudadanos. Tuvieron mas miedo del sorpasso de Unidos Podemos que de que la Derecha gobernara y esto me hace replantear el planteamiento ideológico del PSOE. Han tenido un comportamiento de sucesiones contradicciones primero mirando a Ciudadanos después a Unidos podemos. Puede que estos cambios de rumbo a izquierda y derecha sea consecuencia del conflicto interno del partido con los barones mas conservadores... espero que por el bien de España, fijen el rumbo.
 

Unbreakable

HideOuter Hiperactivo
Pues no estubo tan errado el oraculo y para beneplacito de SH el PP cayo mucho mas de lo que se imaginaban en favor de la izquierda.
Por lo que entiendo no se dio ninguna de las hipotesis planteadas por SH pues me supongo que si el Psoe y Ciudadanos alcanzan mayoria ya no necesitarian de un tercero (opcion 3).
En fin, como un curioso observador y mortal extranjero me pregunto, ¿creen que sea facil que se de una coalicion psoe + ciudadanos? y otra pregunta mucho mas relevante para un ciudadano del mundo mundial: A que se debio en mayor medida la sorprendente alza en las preferencias por VOX ¿a un voto de castigo hacia el PP o a una verdadera convicciona hacia la ultraderecha? Si es por lo segundo, mejor ni respondan.

Saludos.
 
Fácil seguramente no sea que el PSOE pacte con Ciudadanos, aunque ya se sabe que en política todo es negociable.

Yo no creo que España sea un país con convicciones de extrema derecha. El éxito de Vox se debe fundamentalmente a un voto de castigo al Partido Popular y gente votando con las tripas. Pero no creo que una vez analizado friamente, cada persona crea estupideces como que los inmigrantes les quitan el trabajo o que la violencia de género es un invento de un lobby femenista. Podemos por ejemplo siguió una estrategia análoga, y la gente no se daba cuenta que Pablo Iglesias y compañía solo estaban ahí para chupar del bote en la Complutense y en vez de dar clase se dedicaban a reventar conferencias de Rosa Díez. Ahora tras unos años en la política nacional la gente ha acabado viendo a un partido con poco sentido de Estado, nula responsabilidad y sin proyecto, y eso la gente lo ha reflejado en su voto. A Vox supongo que le pasará lo mismo.
 
Arriba