• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Cine Star Wars: Rise of Skywalker ¿ya la vieron?

JayLennox

Panemyeísta
Vierta aquí sus opiniones sobre la última película de la saga Skywalker.
Me ha parecido poco menos que decepcionante, más aún siendo yo un fan de las películas; una trilogía para el olvido.
Tengo muchas cosas malas que decir, pero quiero leer a los hideouters que también sean fan.


 
Pues nos leeremos las decepciones, estoy intentando escribir mi reseña libre de spoilers en mi Blog y sin tanta saña, me sorprende de algunos amigos que pensé compartirían mi punto de vista, pues las dos anteriores a mi me habían parecido buenas y no quise ser muy exigente, es decir fue abierta a que, pues al final hacer los 9 no estaba mal y Adam Driver me gusto más en el VIII que en el VII, y sin duda en el IX es lo más rescatable

estoy empezando sin spoilear, tiene sus momentos, muy pocos para mi gusto, mucho de lo que me gusto estaba en los trailers previos, lo demás si, me pareció muy decepcionante, una historia hecha mal, queriendo acabar algo que no había empezado tan mal, pero que empezaron a perder, y bueno, seguiré compartiendo en este post mi punto de vista y mi Blog cuando lo termine
 

Siberian Husky

Con un pie en la Tierra, y otro en Orión
Muy buenas. Felices Fiestas, ante todo.

Esta entrada me ha recordado el hecho de que yo encabecé, hace un año y medio, un post, en el que invitaba a los usuarios registrados en este foro a verter sus críticas personales, siempre razonadas, relativas a cada uno de los episodios de la franquicia forjada, hace ya la friolera de cuarenta y dos años, por George Lucas. Es éste, el cual os enlazo a continuación: https://www.mjhideout.com/forum/threads/star-wars.130979/#post-2353624

En lo tocante a la entrega que nos ocupa, y que ha sido recientemente estrenada en cines, he de confesar que la presencié hace unos días, al igual que hiciera con las dos inmediatamente predecesoras, VII y VIII (pertenecientes a la era controlada por Disney). Sin ánimo de desentrañar pinceladas que puedan amargar el visionado, libre de mácula y condicionamiento, al espectador carente de referencias en torno a la misma, puedo afirmar que:
  • ... en los apartados visual y técnico, quizá asistamos al filme más espectacular en la serie de la franquicia, lo cual no equivale a decir que sea necesariamente buena, de factura notable, en otros ámbitos.
  • ... su principal hándicap, su particular talón de aquiles, descansa en las múltiples incoherencias en que reposa su argumento, plasmado en un guión que, a modo de galimatías, tan enrevesado, confuso y plagado de agujeros como los que existen en un queso de gruyer, hace aguas, si no en todas partes, en la mayoría de los compartimentos, amenazando con hacer sucumbir y naufragar en la marea el transatlántico a cuyo frente figura J.J. Abrams, como capitán a bordo del mismo. Un ejemplo paradigmático de cuanto los griegos en la Antigüedad denominaban 'Deus ex machina'.
  • ... no te aburrirás, ni esbozarás bostezo a lo largo del metraje. Aunque tampoco conseguirás asimilar la sobredosis (siempre, una más) de secuencias intercaladas por minuto que los guionistas del artefacto han despachado para la ocasión, en un ejercicio de sobreexcitación adrenalínica incompatible con toda apelación a la primacía de la razón, del entendimiento, de la pausa que todo acontecimiento merece, presto para ser entendido y mínimamente digerido. Presumiblemente, producto del defecto (enormísimo) apuntado en el punto anterior.
  • ... enmienda, casi prácticamente en su totalidad, el planteamiento rupturista y transgresor con el pasado adoptado por Rian Johnson en el tan vilipendiado The Last Jedi (2017), hasta hacer de The Rise of Skywalker una cinta cuasi independiente de la que le precede, en teoría, dentro del canon de la saga.
  • ... ¿Su rasgo más característico? La predecibilidad. Servicio al seguidor más ortodoxo... y refractario a toda alteración en la visión cosmogónica de la galaxia del público medio desde el vencimiento y término de las películas de la trilogía original en los ochenta.
  • ... ¿Lo peor de ella? Que devalúa, desvirtúa y llega a cercenar la coherencia, en cuanto a razón de ser, motivaciones y acciones de cuanto nos legó Lucas en su sexenio pre-Disney (personajes, actitudes y relatos), hasta llegar a sumir en la inanidad a, tomemos como resultado, que quien, de acuerdo con la previsión intuitiva de Qui-Gon, se hallaba predestinado, según la mitología Jedi, a encarnar el equilibrio en la Fuerza, destruyendo cualquier resquicio del mal (personificado en la comunidad Sith), como era, sin duda, Anakin Skywalker, ahora todo ello carezca de virtualidad real y sentido, sin que el sacrificio llevado a cabo en vida por el discípulo de Kenobi haya conducido a nada más que a un continuo bucle cíclico de registros, caracteres, pasajes y repertorios ya manidos, con el único fin de engrosar la cuenta de resultados de la compañía del ratón, exprimiendo, un poco más si cabe, el bolsillo (cada vez más ajustado y precario) del respetable.
Conclusión: de la última trilogía, cuya estación de término hemos conocido (esperemos) este año, no se acordará nadie (más allá de quienes intervinieron, por activa o por pasiva, en ella, o de quienes fueron conducidos por sus parientes al estreno, a fin de familiarizarse con la producción que un día, lejano ya, les fidelizó, en una muestra de transmisión intergeneracional de afinidades culturales), pero el daño infligido a la saga no puede ser menoscabado. Por fortuna, el público medio retendrá en la memoria los episodios III, IV, V y VI, haciendo como si no existieran los demás, a la usanza de Fernando VII con la Constitución de Cádiz de 1812 tras su regreso de su cautiverio en Bayona. ¿El único responsable? George Lucas. No debió haber vendido, en 2012, los derechos de explotación y uso de la marca a Disney, pues se sobreentendió desde el primer momento que ésta última, la cual concibe (desde hace unas décadas) el arte como un mero apéndice de la rentabilidad al servicio de la mercadotecnica y generación de bolsas de mercado a placer, segmentando por áreas geográficas, desde un prisma netamente global, haría lo mismo que una gran cadena de comida rápida con un producto culinario delicatessen traspasado (o cedido) por un pequeño establecimiento en situación de crisis económica: depauperarlo y garantizar, eso sí, que la rentabilidad supere el coste, sin atención deparada a la oferta lanzada, en poco tiempo, inundando la oferta, siempre con un producto más, hasta sumir en el hartazgo a quienes, un día algo remoto, llegaron a simpatizar con ella.

Podría, en fin, haber emulado a su compañero de profesión Robert Zemeckis (Back to the Future: una de las pocas sagas no revividas de nuestro tiempo en Hollywood y, por ende, intacta en su acervo original, junto con The Godfather) y preservar en su haber, cual orfebre con su bien más preciado, lo más granado de su trayectoria: la fidelidad de una historia contada con el aval y carisma de su aprobación. Su historia, sujeta a la inmortalidad a través de la dignidad, como parte del respeto profesado a uno mismo y a su obra. Con esta transacción, y el irregular desempeño de este terceto de largometrajes entre 2015 y 2019, Lucas ha cedido por completo el control de los designios a una entidad ajena a él, hiriendo de muerte cuanto él significa en la industria. Pues George Lucas, sin Star Wars, no podría entenderse como parte esencial en la historia de la ciencia-ficción, y de su propia evolución.

Pero, como bien profería Quevedo, "poderoso caballero es Don Dinero". Lucas será inmensamente más rico de cuanto ya lo era en el pasado, pero ha hecho, en mi opinión, a su creación infinitamente más pobre. Y vulnerable ante cualquier revisión de sus capítulos. Y, lo peor de todo, sin mediar necesidad.

Porque el fenómeno Star Wars forma parte tan indeleble de nuestro código sociocultural, que es capaz de soportar infinidad de estocadas al buen nombre y reputación de su edad dorada, hoy tan lejana. Como sucede, otro tanto de lo mismo, por otra parte, con Michael Jackson.

Calificación: 5 (por la vertiente visual, y siendo muy generoso).
 
Última edición:

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Dejo aquí este estupendo docu que lo han emitido ayer mismo por La 2 de TVE.

Enhorabuena a los dos directores, productores ejecutivos-uno de ellos el forero Jackson 5, aka Marcos Cabotá;):D, que han hecho una gran y emocionante labor en aras de restutuir el reconocimiento al gran David Prowse. Señor David, para muchos usted es el único y auténtico Darth Vader.

 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Retomo este post para dejar algún dato que otro del mundillo (o mejor dicho: universillo, xp!) de esta saga de pelis (aunque no solo, recordemos):

Uno de los rasgos mas conocidos y fascinantes es, sin lugar a dudas, la existencia de la Fuerza, un poder que recuerda mucho al Ki japonés, y que permite a aquellos que consiguen dominarlo recurrir a él para golpear a sus enemigos, usar la telequinesia, dominar la mente y otros usos que encontramos en la saga.
Este poder es usado por dos grandes grupos: los Jedi, equivalentes a los samuráis de la Edad Media japonesa, y los Sith, q son aquellos que se han pasado al llamado Lado Oscuro, envileciendo as´los fundamentos de la Fuerza y usándolo para propósitos malvados.
 
Vaya Pussy, pues nunca puse mi reseña de la Peli de mi BLog, y aunque la comparti en mi espacio para eso, aprovecho que trajiste el tema y lo pongo

 
Arriba