• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Michael Thomas -maquillador en THE WIZ- Memorias de Michael

Michael Thomas y Michael Jackson murieron con dos meses de diferencia. Michael Tomas murió el 25 de agosto de 2009. Antes de su repentina partida compartió sus recuerdos de cuando trabajó como maquillador en la película The Wiz.



“Cada mañana comenzaba el maquillaje de Michael colocándole un gorro para mantener en su lugar el pelo, todo hecho de pequeñas trenzas. A continuación, le aplicaba las piezas de espuma de latex: Una pieza en la frente, dos piezas en las mejillas, una pieza en la nariz (que supuestamente debía parecerse al envoltorio de unas Reese’s peanut butter cups –galletas de mantequilla de cacahuete), una pieza en el mentón y un cuello arrugado. Esto lo hacía por la mañana y debía mantenerse así durante todo el día.

Como el Espantapájaros era como un personaje de dibujos animados, Michael hacía muchos gestos faciales exagerados para darle vida. Esos ejercicios faciales se veían geniales, pero aflojaban las piezas, de manera que tenía que volver a pegarlas y a repintar el maquillaje. Para retirarlo al final del día, me colocaba detrás de Michael, levantaba la parte trasera del gorro y lo iba retirando hacia arriba. Normalmente solía salir de una sola pieza.

Entonces me escondía detrás de su silla para que no me viera a través del espejo, ponía el gorro (que parecía una máscara espeluznante en ese momento) en mi mano, lentamente la levantaba por detrás de su cabeza y lo zarandeaba, diciendo al mismo tiempo: “OOODLE-OOODLE-DOOODLE-DE-OOOOHHH!!” y él se reía como un loco, como si fuera una de las cosas más divertidas que había visto nunca. Yo disfrutaba de verdad con su sentido del humor infantil, con cualquier tontería que hacía o decía le hacía reír con ganas. Después le retiraba el resto del maquillaje, junto con el pegamento y los adhesivos que llevaba. Nos íbamos a casa y listos para un nuevo día de rodaje.





Un día mientras hablábamos, le dije a Michael que cuando era pequeño aprendí a dibujar yo solo, lo que se convirtió en el comienzo de mi profesión como maquillador. Me pidió un ejemplo y dibujé un boceto de Frankenstein. Le gustó. Me dijo que él y sus hermanos solían jugar a un juego que consistía en que uno de ellos dibujaba unas líneas abstractas y le pedía a uno de los hermanos que dibujara algo concreto, un coche de bomberos, un árbol… y el otro debía completar el dibujo en un tiempo determinado.

Cuando jugaba a esto con Michael trataba de burlarme y le dibujaba unas cuantas curvas que no sugerían para nada a un gato. De modo que le decía: “adelante, pinta un gato con estas líneas!” Y en 30 segundos había dibujado un gato, no como yo lo habría hecho, de pie sobre las cuatro patas, sino un gatito curvado dormido.

Después me dibujó un par de bocetos que me quedé con su permiso. Uno de ellos era la cara de un hombre, bastante impresionista y con extrañas similitudes con su propia cara tiempo después.




Le pedí a Michael que viniera a cenar a casa una noche. Lo mantuvimos en secreto porque ya por entonces, con 19 años, era muy conocido. Así que llegó a casa con su guardaespaldas Spence. Teníamos pollo asado para cenar y, a petición de Michael, Stove Top Stuffing (una mezcla de cereales preparados como guarnición), a los cuales les llamaban en Gary, Indiana, el “aderezo”. Cuando comía, lo hacía a fondo: tenía comida en la cara, en la mesa, en la ropa. Era muy apasionado con todas las cosas que hacía y supongo que comer era una de esas cosas.

Lo pasamos muy bien aquella noche. Como toco un poco la guitarra, le estuve enseñando a tocar unos acordes con mi guitarra acústica. Él siempre había admirado a la gente que podía tocar algún instrumento musical y fantaseaba a menudo con ser el guitarrista de una banda de rock and roll.

De manera que conocí un poco al gran Michael Jackson. Me dijo una vez que cualquier cosa que estuviera haciendo –trabajar en una película, en un disco, actuando en el escenario- esa era la cosa más importante de su vida mientras la estaba haciendo. Y realmente lo demostró. No importa qué estuviera haciendo, su talento hablaba –y cantaba y bailaba- por sí mismo.

Michael fue una persona muy especial cuya vida fue una combinación de extremos. Disfrutaba con las cosas normales y sencillas, pero también se ganó el pertenecer a un muy exclusivo club. Su talento, atemperado a base de disciplina a lo largo de su vida, alcanzó a los corazones de innumerables admiradores y cambió la forma de la música para siempre. Se le negó una infancia; creo que pasó el resto de su vida adulta intentando revivirla. Era un niño grande.”


 
Última edición por un moderador:
Siempre me gusta leer estos relatos... me hacen sentir más cerca de Michael! Además de que siempre tienen algún momento divertido jaja! Un saludo y gracias.
 

Enelya

HideOuter Hiperactivo
Me ha encantado. Ya me imagino a MJ con lamparones en la camisa después de cenar jajaja.

Gracias por compartir esta anécdota (murió 2 meses depués de MJ... esas cosas me ponen la carne de gallina :()
 
Gracias Blues. Excelente historia. Michael apasionado hasta para comer :eek::eek::eek:

El dibujo muy conocido, pero no sabia que esa era su procedencia, es genial :)
 

Meredith

HideOuter Adicto
Gracias Blues, me encanta conocer esos momentos en los que Michael disfrutaba y era feliz :)
 

Dulce y peligroso

HideOuter Phoenix
Gracias Blues!!!! Me impresionó que muriera tan pronto después de Michael.

Por suerte dejó este testimonio, una vez más alguien hablando bien de Michael, contando sus buenos recuerdos de momentos compartidos.

Me sorprendió eso de que se ensuciara con la comida ¡ja ,ja ,ja!!!! Me lo imagino tan cuidadoso y meticuloso con todo que me resultó raro.
 
Gracias Blues!!!! Me impresionó que muriera tan pronto después de Michael.

Por suerte dejó este testimonio, una vez más alguien hablando bien de Michael, contando sus buenos recuerdos de momentos compartidos.

Me sorprendió eso de que se ensuciara con la comida ¡ja ,ja ,ja!!!! Me lo imagino tan cuidadoso y meticuloso con todo que me resultó raro.
Sí, pero cuadra lo de que fuera tan apasionado con todo....normal que fuera tan apasionado con uno de los placeres de la vida!;)(por lo menos para algunos)
 
Gracias Blues, me ha encantado la historia. No me imagino a Michael siendo apasionado precisamente con la comida pero por desgracia cenó en casa de este hombre y no en la mía así que le daremos un voto de confianza:p.
 
Que bonito relato!!! Muchas Gracias.
Fijate tu, quien iba a pensar que se manchase comiendo, eso si que no me lo espraba.
 
Eso de que no pensabáis que fuese así de apasionao (como dicen las abuelas dan de comer a las gallinas por las migajas que sueltan, jejeejje) es porque no habréis visto la foto en la que sale comiendo una pieza de pollo del frigo:7::p que es mas o menos de esta época de The Wiz un poco antes quizás.

pd: mientras no se limpiase luego con la manga de la camisa, vamos bien, jurl!

Gracias por el post bluesilla (que no blusita, juas!)
 
Última edición:
Muchas gracias, Blues, es genial el relato de este hombre... Me chiflan estas anécdotas, lo de Michael tocado la guitarra en un grupo de rock me mató... *__* xD
Bueno, el caso es que estaba leyendo el texto original y me fijé que faltaron por traducir algunas cosillas. Me parecen bastante interesantes, sobre todo dos párrafos en concreto, los dejo aquí :


"Existe un fenómeno que ocurre frecuentemente cuando un maquillador y un actor trabajan juntos: intimidad instantánea.
Los maquilladores y peluqueros son como una especie de psiquiatras o camareros. Están en la misma habitación, físicamente
encerrados algunas horas al día, a veces incluso, por varios días. Como la gente normalmente tiene el impulso de hablar,
los temas a menudo cambian de una simple conversación a asuntos serios.Y aunque ambos sólo trabajamos juntos durante una película,
llegamos a conocernos bastante bien.
[...]


Por aquel entonces, el comediante Robert Klein había hecho una aparición en Saturday Night Live;
salió con una armónica, y dió la señal dando un golpe con el pie, y gritando: "¡Dejadme escuchar algo de blues!"
La banda comenzó a tocar la introducción de un número de blues y él empezó a tocar la armónica con ellos, mientras hacía ritmos con la pierna a la vez.
Tras las 16 compases iniciales, se arrancó la armónica de los labios y, mientras seguía "pisoteando", cantó "No puedo parar la pierna, tesoro...
No puedo parar la pierna, niñita...." Bueno, a Michael esto le encantaba. Así que mientras yo tocaba un acorde de blues con la guitarra,
Michael "pisoteaba" con el pie y cantaba, "¡No puedo parar la pierna!" En un momento cuando (él) estaba cantando dijo : "Ahora escuchadme, gente"
y yo me descomponía porque él realmente estaba metido de lleno en aquello. Desde esta visita, tuve la sensación de que era un chico muy
sano y normal.
[...] "
 

claudiax

HideOuter Hiperactivo
muchas gracias blues , son geniales estos relatos ,ayudan a conocer un poquito más a michael . me encanta the wiz , él se robo la pelicula , y no lo digo yo por ser fan eh ! Los criticos de esa época al que más alabaron por su interpretación fue a michael :D
 
De nada, para eso estamos aquí ;)
Me encantan estas HIStorias... ¡Qué gracioso él flipándolo con su blues!...
Por cierto, Dulce y Peligroso, aprovecho para agradecerte a tí también todas las contribuciones que haces, sobre todo por las anécdotas que traes por aquí.
 
Arriba