• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Mis heroes del humor

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Que estática está la luna cuando está quieta, ...si está quieta la luna,..¡estate quietaaa!
Tengo ganas de cantar, ¡y lo haré!


:D:LOL::ROFLMAO:
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
¿Será posibla?
Comentando antes con una persona humana con orejas d serie, xp! y forera me estoy dando "cueneta" que no he llegado a poner el sketch de los sketches de mi duo favorito de cómicos (con permiso de los Gomaespuma).

Y no exagero porque como también describía a dicha persona forera, tal sketch -aun ya siendo bastante famosos en estas tierras-supuso el lanzamiento definitivo que les catapultó -en su momento- a niveles de éxito y popularidad nacionales estratoféricos y no solo eso, a partir de ese momento (año 86) y durante un lustro largo al menos, sus especiales navideños de fin de año pasaron a ser auténticos fenómenos sociales (siempre dentro de nuestras fronteras insisto) al punto de que-salvando las distancias en concepto: lo de ellos es humor no música, -era similar a cuando Michael estrenaba un nuevo short-flm: es que el día de Año Nuevo, ¡o qué narices ya mismo después d las "ufas" -que dirían ellos "bisbos"- era de lo que -en efecto-hablaba todo el mundo! A ello, oye, ayudaba también que en aquellos entonces no había la cantidad de oferta televisiva que existe hoy día, pero vamos, esto era lo mismo en el caso de cuando Michael sacó Thriller.


 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Sí, sí, estáis viendo bien, este no es el post del cómics pero...



pd: no bromeo ahora aunque sea el Spidey del foro,...o no, xp!
 

Siberian Husky

Con el alma y mente puestos en Orión (2014-2021)
A nivel personal, y contrariamente al tópico que, en otras latitudes, al español promedio se le suele endosar, me declaro, en clave de humor, más propenso a la seriedad rigorista de un centroeuropeo que al desenfado desinhibido, tan propio de la cultura de los pueblos mediterráneos.

Soy muy selectivo en lo tocante a esta materia, y puede que bastante extremo en mi valoración acerca de la miríada y constelación ingente y fecunda de profesionales del gremio que, con mayor o menor ventura y consolidación en la conciencia colectiva de las generaciones que les vieron emerger, consolidarse y perecer, artísticamente hablando, o por motivaciones inevitablemente biológicas. Ley de vida, en fin.

Sin ánimo de abarcar demasiado espacio, en apenas unas líneas, esbozaré mi opinión -subjetiva, pero fundada en una sólida noción general de sus trayectorias respectivas, sin pronunciarme gratuitamente ni hablar por hablar, sin fundamento- acerca de cómicos y humoristas de ayer y de hoy, nacionales e internacionales:
  • Charles Chaplin: todo un referente atemporal de la comedia muda, haciendo reír -y reflexionar- al espectador con sketches basados en gags nacidos del absurdo, del equívoco o del contacto físico, con un mensaje de trasfondo, sabiendo adaptarse a la transición hacia el género sonoro. Obras maestras le contemplan, como Candilejas, El Gran Dictador, Luces de la Ciudad, o Vida de Perro. Fue víctima de una vida llena de altibajos y algunos contratiempos de enorme calado, escrutinizada con lupa por la prensa y sus detractores, hasta el punto de tener que emigrar de su país, rumbo a un exilio autoimpuesto, para huir del oprobio de gran parte de los suyos. De ahí que no es de extrañar que Michael se sintiera, en parte, identificado con su figura.
  • Los hermanos Marx: buceen, en cualquier navegador, el compendio de citas célebres, algunas, para la posteridad, que nos legaron los buenos de Groucho -sobre todo-, Chico y Harpo, en cada una de sus representaciones, como "La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte", o "Éstos son mis principios. Si no les gusta, tengo otros". A destacar: Una Noche en la Ópera, o Sopa de Ganso.
  • Monty Python: el grupo británico se labró un hueco en el corazón de los británicos -y de todo el mundo- en las décadas de los sesenta y setenta con su dosis de sátira incorregible y crítica formulada hacia la sociedad de su época, salpicadas por pinceladas de humor surrealista, en trabajos tan imperdibles como la serie Flying Circus, Se Armó la Gorda, Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores, o la más célebre La vida de Brian, que ha conseguido, más de cuarenta años con posterioridad a su estreno, conservar la habilidad, para mi desdicha, de retratar muchos de los rasgos, que aún conserva innatos, de inmadurez, a nivel estratégico y organizativo, de la izquierda política y social organizada, con sus múltiples disensiones, escisiones y esquejes, siempre uno más, de la mano de los Frentes Popular de Judea y/o Judaico Popular. Inspiró a muchos de los exponentes que vendrían a sucederles, nacionales o foráneos, en las décadas subsiguientes.
  • Gila: republicano de corazón -y convicción- que, contrariamente a su deseo, tuvo que invertir parte de su trayectoria profesional en la España franquista, a quien le marcó la Guerra Civil, la cual vivió sentidamente y muy de cerca, hasta el punto de formar parte angular de su repertorio, centrado en la guerra y la sinrazón de la misma, plasmándola a través de diálogos en los que se desdoblaba en una multiplicidad de personajes, con gran dinamismo y eficacia. Únicamente precisaba del concurso de un teléfono fijo, y a echar a rodar la imaginación al vuelo.
  • Tip y Coll: de ideologías marcadamente contrapuestas (Tip era un conservador ortodoxo y de vida apacible, y Coll, un intelectual progresista -escritor frustrado; de hecho, llegó a ejercer de 'negro' en la redacción de discursos destinados al lucimiento de algunos representantes políticos de la época- de existencia atormentada), tuvieron su momento y su público, en la España de los sesenta y setenta, para deleite de nuestros abuelos, con algunas coletillas que dejaron su impronta en la retina de los españoles de antaño: "Y la próxima semana, hablaremos del Gobierno".
  • Martes y Trece: trío en su concepción inicial, dúo en su fase de expansión, supusieron el primer fenómeno de masas en lo que al humor patrio se refiere, aprovechándose de la difusión que la tecnología ya permitía en ciernes y de sus especiales de Fin de Año, fórmula reiterada en el futuro por sus sucesores. La dualidad, como en el caso de Tip y Coll, se imponía de nuevo: frente a la contención de Yuste, Millán resaltaba por su espontaneidad y manierismos que solamente el talento natural puede atesorar, conformando una dupla bien compenetrada, al menos, sobre los escenarios. Las empanadillas, las imitaciones musicales, o las recreaciones de la cotidianidad, sazonadas bajo un halo de hilaridad rayano en lo descacharrante. Cómo olvidar la simulación del anuncio de café Tacilla, con una taza real ardiendo en la mano a fin de dotarle de verosimilitud a la actuación, o una que siempre conservaré en la memoria, y no sé muy bien el porqué: la de una monja montada encima de una bicicleta, corriendo por un prado exuberante de vegetación, sin sillín. Acabaron exhaustos, víctimas de su descomunal éxito, y con algunas fisuras en su relación personal -nunca llegaron a congeniar como amigos, una vez se apagaban las luces del plató-. En mi opinión, han procurado explorar otras vías artísticas, o escoger otras parejas en el mismo campo en que, ambos, destacaron, sin el mismo grado de aceptación. Son percibidos, hoy, como un icono de los ochenta, sin demasiado encaje en la escena cómica de nuestro tiempo, al que reverenciar como maestros.
  • Cruz y Raya: una suerte muy similar a la de sus predecesores corrieron Muñoz y Mota, separados tras años de idilio escénico zurcidos por el éxito, con Bartolo, Jesús Puente, Escobar-Terminator, Blasa y coletillas como "Si hay que ir se va, pero ir pa' nà, es tontería" como máximos estandartes. El peso del segundo fue cobrando mayor relevancia conforme se empequeñecía el del primero, ahogado por su estilo de vida disipado y las adicciones consiguientes, incompatibles para continuar con firmeza en un mundo tan exigente como el de la televisión. Mota (de quien se sospecha que forma parte, como miembro insigne, de la Cienciología) tuvo que elegir, y optó por mantenerse fiel a sí mismo, en lugar de jugárselo a una moneda incierta, continuando con su compañero de fatigas: por fortuna para él, salió cara, y se ha mantenido, en solitario, con el mismo vigor de antaño, hasta preservarse indemne hasta nuestros días, con creaciones como El Tío de la Vara, El Cansino Histórico, o Berengario, el Tractorista. En la actualidad, y desde unos años, ha delegado la actuación en su compañía, ya sin actuar, permaneciendo entre bambalinas, ejerciendo como director/productor, consagrándose al cine, su nuevo y gran reto.
  • Eugenio: cantante efímero de medio pelo, de la mano de su primera cónyuge, reconvertido a humorista por fuente de la improvisación, como consecuencia de una ausencia puntual de su amada en la sala en la que actuaban. De ahí, a la estratosfera, con el simple aderezo de unas gafas oscuras, un traje del mismo trajín, un cubata y un cigarrillo, en posición sepulcral y lúgubre, dirigiéndose al respetable bajo la reseña: "¿Saben aquel que diu...?". Y, a partir de ahí, recitando un monólogo pensado al milímetro, hasta el más mínimo detalle, con reminiscencias culturales, literarias e históricas sonsacadas de su puño y letra, o extraídas de chistes que tomaba prestados y estudiaba hasta el último detalle. Su final, trágico y triste, evidencia un ejemplo preclaro de qué no hacer ante la difícil tesitura de la gestión del éxito y la popularidad. Recomiendo encarecidamente el visionado de este documental, estrenado hace un par de años, definitorio de su legado (en él, por cierto, aparece brevemente mencionado Michael Jackson, por parte de uno de sus intervinientes):
  • Gomaespuma: programa radiofónico -exportable en su momento, también, a la televisión- forjado a la manera, usos habituales e idiosincrasia vital y filosófica de Fesser y Cano, recreando un universo pródigo en términos, personajes y recursos dotado de espontaneidad y cierta rebeldía. Ya comentamos en su día, tú y yo, nuestras impresiones acerca de este grupo, suponiendo todo un placer conversar y conocer a alguien a quien, como a mí, no solamente le complace tanto este dúo, sino que, al hablar de Cándida, sabe a qué me estoy refiriendo, y desgranarlo convenientemente.
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
¡La pera panochera, várgame el payo ranger, qué discurso con la prosapia de clase que te caracteriza, ejeje! te has marcado Siberian Husky!, a través de la cual has diseccionado como es connatural en tí: vía alta erudicción y savoir faire, un panorama de gusto por el humor que me congrafunfla y me,...esto, xp! el comprobar que básicamente tenemos los mismos gustos nacionales e internacionales: ¡Los Monty Phyton grandérrimos sí señor, Chaplin desde luego, y a nivel nacional el maestro indubitable Gila que para mí es un absoluto genio del humor y me consta que es un parecer mayoritario al menos para los que vivimos su época profesional -extensa de hecho, luego los magos del surrealismo: Tip y Coll (al primero le suelo llamar el Groucho español por cierto) y mis queridérrimos Martes y 13 con sus en efecto esa es la palabra: descacharrantes sketches donde el disparate y el torrencial de vis cómica que es Millán acompasado perfecta e idealmente con "Joseba" han generado un estilo tan personal como popular , marcaron escuela, quieran reconorcerlo o no ( Mota-de Cruz y raya- por eje y sin ir mas lejos, quién al principio era muy reticente a reconocer la influencia de Martes y 13 en el en solitario o con su compañero, pero que reciente y felizmente-tras un serio enfado por parte de Millán sobre todo por ello, ambos se han encontrado, comentado y finalmente reconciliado, ¡y yo que me alegro de verdad!).

Y claro están los no menos grandes Gomaespuma (o el duo Corchopán) que son tan bien expresas un mundo aparte con su impresionante facilidad de improvisación, expresiones propias que solo los fans gomaespumitas reconocemos, han dado horas tras horas de sonoras carcajadas y de hacer posible alegrar las mañanas de entre semana, harto difícil pero que ellos consiguieron- en una expresión muy suya- a tutiplén.
Fueron eminentemente radio, en este medio es donde dieron lo mejor de sí: la radio con orejas, ejeje! si bien el gran público sobre todo en los últimos años, les conocieron por las marionetas de la tele, pero la esencia gomaespumil es la radio. Quién quiera conocerlos de verdad, tienen que escuchar una buena selección de sketches de audio.

Pongo empero un vídeo de Gomaespuma Nius en los que también destilaron verdadera guasa, de la juerga padre, xp! pero siendo este formato audiovisual mucho mas reducido que el de las ondas de radio insisto; si bien son válidos para hacerse una idea de los rasgos de estilo.



pd: "asín" da gusto tener sed, ejeje!

:LOL::ROFLMAO::LOL:
 
Última edición:

King of pop 25

https://t.me/joinchat/VU5rQ9TdqvJmODY0
A nivel personal, y contrariamente al tópico que, en otras latitudes, al español promedio se le suele endosar, me declaro, en clave de humor, más propenso a la seriedad rigorista de un centroeuropeo que al desenfado desinhibido, tan propio de la cultura de los pueblos mediterráneos.

Soy muy selectivo en lo tocante a esta materia, y puede que bastante extremo en mi valoración acerca de la miríada y constelación ingente y fecunda de profesionales del gremio que, con mayor o menor ventura y consolidación en la conciencia colectiva de las generaciones que les vieron emerger, consolidarse y perecer, artísticamente hablando, o por motivaciones inevitablemente biológicas. Ley de vida, en fin.

Sin ánimo de abarcar demasiado espacio, en apenas unas líneas, esbozaré mi opinión -subjetiva, pero fundada en una sólida noción general de sus trayectorias respectivas, sin pronunciarme gratuitamente ni hablar por hablar, sin fundamento- acerca de cómicos y humoristas de ayer y de hoy, nacionales e internacionales:
  • Charles Chaplin: todo un referente atemporal de la comedia muda, haciendo reír -y reflexionar- al espectador con sketches basados en gags nacidos del absurdo, del equívoco o del contacto físico, con un mensaje de trasfondo, sabiendo adaptarse a la transición hacia el género sonoro. Obras maestras le contemplan, como Candilejas, El Gran Dictador, Luces de la Ciudad, o Vida de Perro. Fue víctima de una vida llena de altibajos y algunos contratiempos de enorme calado, escrutinizada con lupa por la prensa y sus detractores, hasta el punto de tener que emigrar de su país, rumbo a un exilio autoimpuesto, para huir del oprobio de gran parte de los suyos. De ahí que no es de extrañar que Michael se sintiera, en parte, identificado con su figura.
  • Los hermanos Marx: buceen, en cualquier navegador, el compendio de citas célebres, algunas, para la posteridad, que nos legaron los buenos de Groucho -sobre todo-, Chico y Harpo, en cada una de sus representaciones, como "La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte", o "Éstos son mis principios. Si no les gusta, tengo otros". A destacar: Una Noche en la Ópera, o Sopa de Ganso.
  • Monty Python: el grupo británico se labró un hueco en el corazón de los británicos -y de todo el mundo- en las décadas de los sesenta y setenta con su dosis de sátira incorregible y crítica formulada hacia la sociedad de su época, salpicadas por pinceladas de humor surrealista, en trabajos tan imperdibles como la serie Flying Circus, Se Armó la Gorda, Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores, o la más célebre La vida de Brian, que ha conseguido, más de cuarenta años con posterioridad a su estreno, conservar la habilidad, para mi desdicha, de retratar muchos de los rasgos, que aún conserva innatos, de inmadurez, a nivel estratégico y organizativo, de la izquierda política y social organizada, con sus múltiples disensiones, escisiones y esquejes, siempre uno más, de la mano de los Frentes Popular de Judea y/o Judaico Popular. Inspiró a muchos de los exponentes que vendrían a sucederles, nacionales o foráneos, en las décadas subsiguientes.
  • Gila: republicano de corazón -y convicción- que, contrariamente a su deseo, tuvo que invertir parte de su trayectoria profesional en la España franquista, a quien le marcó la Guerra Civil, la cual vivió sentidamente y muy de cerca, hasta el punto de formar parte angular de su repertorio, centrado en la guerra y la sinrazón de la misma, plasmándola a través de diálogos en los que se desdoblaba en una multiplicidad de personajes, con gran dinamismo y eficacia. Únicamente precisaba del concurso de un teléfono fijo, y a echar a rodar la imaginación al vuelo.
  • Tip y Coll: de ideologías marcadamente contrapuestas (Tip era un conservador ortodoxo y de vida apacible, y Coll, un intelectual progresista -escritor frustrado; de hecho, llegó a ejercer de 'negro' en la redacción de discursos destinados al lucimiento de algunos representantes políticos de la época- de existencia atormentada), tuvieron su momento y su público, en la España de los sesenta y setenta, para deleite de nuestros abuelos, con algunas coletillas que dejaron su impronta en la retina de los españoles de antaño: "Y la próxima semana, hablaremos del Gobierno".
  • Martes y Trece: trío en su concepción inicial, dúo en su fase de expansión, supusieron el primer fenómeno de masas en lo que al humor patrio se refiere, aprovechándose de la difusión que la tecnología ya permitía en ciernes y de sus especiales de Fin de Año, fórmula reiterada en el futuro por sus sucesores. La dualidad, como en el caso de Tip y Coll, se imponía de nuevo: frente a la contención de Yuste, Millán resaltaba por su espontaneidad y manierismos que solamente el talento natural puede atesorar, conformando una dupla bien compenetrada, al menos, sobre los escenarios. Las empanadillas, las imitaciones musicales, o las recreaciones de la cotidianidad, sazonadas bajo un halo de hilaridad rayano en lo descacharrante. Cómo olvidar la simulación del anuncio de café Tacilla, con una taza real ardiendo en la mano a fin de dotarle de verosimilitud a la actuación, o una que siempre conservaré en la memoria, y no sé muy bien el porqué: la de una monja montada encima de una bicicleta, corriendo por un prado exuberante de vegetación, sin sillín. Acabaron exhaustos, víctimas de su descomunal éxito, y con algunas fisuras en su relación personal -nunca llegaron a congeniar como amigos, una vez se apagaban las luces del plató-. En mi opinión, han procurado explorar otras vías artísticas, o escoger otras parejas en el mismo campo en que, ambos, destacaron, sin el mismo grado de aceptación. Son percibidos, hoy, como un icono de los ochenta, sin demasiado encaje en la escena cómica de nuestro tiempo, al que reverenciar como maestros.
  • Cruz y Raya: una suerte muy similar a la de sus predecesores corrieron Muñoz y Mota, separados tras años de idilio escénico zurcidos por el éxito, con Bartolo, Jesús Puente, Escobar-Terminator, Blasa y coletillas como "Si hay que ir se va, pero ir pa' nà, es tontería" como máximos estandartes. El peso del segundo fue cobrando mayor relevancia conforme se empequeñecía el del primero, ahogado por su estilo de vida disipado y las adicciones consiguientes, incompatibles para continuar con firmeza en un mundo tan exigente como el de la televisión. Mota (de quien se sospecha que forma parte, como miembro insigne, de la Cienciología) tuvo que elegir, y optó por mantenerse fiel a sí mismo, en lugar de jugárselo a una moneda incierta, continuando con su compañero de fatigas: por fortuna para él, salió cara, y se ha mantenido, en solitario, con el mismo vigor de antaño, hasta preservarse indemne hasta nuestros días, con creaciones como El Tío de la Vara, El Cansino Histórico, o Berengario, el Tractorista. En la actualidad, y desde unos años, ha delegado la actuación en su compañía, ya sin actuar, permaneciendo entre bambalinas, ejerciendo como director/productor, consagrándose al cine, su nuevo y gran reto.
  • Eugenio: cantante efímero de medio pelo, de la mano de su primera cónyuge, reconvertido a humorista por fuente de la improvisación, como consecuencia de una ausencia puntual de su amada en la sala en la que actuaban. De ahí, a la estratosfera, con el simple aderezo de unas gafas oscuras, un traje del mismo trajín, un cubata y un cigarrillo, en posición sepulcral y lúgubre, dirigiéndose al respetable bajo la reseña: "¿Saben aquel que diu...?". Y, a partir de ahí, recitando un monólogo pensado al milímetro, hasta el más mínimo detalle, con reminiscencias culturales, literarias e históricas sonsacadas de su puño y letra, o extraídas de chistes que tomaba prestados y estudiaba hasta el último detalle. Su final, trágico y triste, evidencia un ejemplo preclaro de qué no hacer ante la difícil tesitura de la gestión del éxito y la popularidad. Recomiendo encarecidamente el visionado de este documental, estrenado hace un par de años, definitorio de su legado (en él, por cierto, aparece brevemente mencionado Michael Jackson, por parte de uno de sus intervinientes):
  • Gomaespuma: programa radiofónico -exportable en su momento, también, a la televisión- forjado a la manera, usos habituales e idiosincrasia vital y filosófica de Fesser y Cano, recreando un universo pródigo en términos, personajes y recursos dotado de espontaneidad y cierta rebeldía. Ya comentamos en su día, tú y yo, nuestras impresiones acerca de este grupo, suponiendo todo un placer conversar y conocer a alguien a quien, como a mí, no solamente le complace tanto este dúo, sino que, al hablar de Cándida, sabe a qué me estoy refiriendo, y desgranarlo convenientemente.
Y de Jose Mota, no opinas...
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Y de Jose Mota, no opinas...
Jose Mota, con ser en siendo (algo así diría él mismo:p) es el alumno mas o menos aventajado de Martes y 13, lo que pasa es que las nuevas generaciones habéis conocido mas a este humorista-con su compañero o en solitario-toda vez que continua en la pomada, aunque lo último que se de él es que parece que se ha pasado definitivamente al cine. :rolleyes:
 

King of pop 25

https://t.me/joinchat/VU5rQ9TdqvJmODY0
Jose Mota, con ser en siendo (algo así diría él mismo:p) es el alumno mas o menos aventajado de Martes y 13, lo que pasa es que las nuevas generaciones habéis conocido mas a este humorista-con su compañero o en solitario-toda vez que continua en la pomada, aunque lo último que se de él es que parece que se ha pasado definitivamente al cine. :rolleyes:
Si, yo creo que también... Esos programas de la 1 eran... Lo mas.
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
En mis años mozos hacíamos (mis colegas y el menda) -cinta de cassette mediante-unos doblajes a alguna que otra peli del oeste en plan parodia.
Luego esa modalidad-que no inventaríamos nosotros claro está-se puso muy de moda en la tele años después y hasta ahora donde el "invento" continua:

 

King of pop 25

https://t.me/joinchat/VU5rQ9TdqvJmODY0
En mis años mozos hacíamos (mis colegas y el menda) -cinta de cassette mediante-unos doblajes a alguna que otra peli del oeste en plan parodia.
Luego esa modalidad-que no inventaríamos nosotros claro está-se puso muy de moda en la tele años después y hasta ahora donde el "invento" continua:

ufff que bueno JAJAJAJAA.

El gotelé de Benito JAJAJA.

Recordemos que es la vida para Benito.
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
¡T'a dao fuertecito con lo de Benito, xp! yo "por mis partes" me quedo con esto mejor:

" a ver si ud que le da y yo que le meto", LOOOOOOOOOOOOL!!!

 
Última edición:

King of pop 25

https://t.me/joinchat/VU5rQ9TdqvJmODY0
¡T'a dao fuertecito con lo de Benito, xp! yo "por mis partes" me quedo con esto mejor:

" a ver si ud que le da y yo que le meto, LOOOOOOOOOOOOL!!!

7lLkZhg.png


Estoy a todas horas viendo todas las temporadas, esto es peor de la casa de papel JAJAJAJAJAJAJAJA. Me muero con Benito.
qMf8wJb.gif
 
Arriba