• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Fotos con HIStoria Visita de MJ a Polonia en 1997 según el fotógrafo que le siguió

Xtarlight

1
Miembro del equipo
MJH Team
2012 Portrety_z_historia_lekki plik-1




Fragmento del libro "Retratos con historia" de Czesław Czaplinski

Si eres indiferente a lo que estás fotografiando, no harás fotos sobresalientes. Esta es una vieja verdad que todavía es válida. No puedo imaginarme trabajando en temas a menudo difíciles sin la pasión que los acompaña.

A lo largo de los años, me interesó la carrera de dos de las mejores estrellas del pop: Michael Jackson y Madonna. No tiene nada que ver con mi trabajo o gustos musicales. Simplemente, como hombre que ve televisión, escucha la radio y lee periódicos, sé mucho sobre las personas que encienden la imaginación colectiva hasta tal punto que los medios de comunicación tienen el deber de mostrarles y escribir sobre ellos. Sin embargo, cuando a mediados de mayo de 1997 alguien me dijo que iba a fotografiar a Jackson en Polonia, y que sería el único fotógrafo con la oportunidad de tomarle fotos a una distancia de unos pocos pasos, solo pude considerarlo un chiste malo. Dos semanas después estaba en el aeropuerto esperando a que el avión privado del "Rey del Pop" aterrizara en Varsovia.

Incluso hoy, después de tantos años, puedo recrear los acontecimientos de esos días. Por la tarde, encontré un mensaje en la web de la Agencia de Prensa Polaca: "Michael Jackson viene a Polonia. El avión especial llegará a Okęcie el martes, 27 de mayo de 1997, a aprox. 12.00. Jackson llegará a Varsovia desde París. El programa de la visita aún no está establecido. Solo se sabe que la estrella visitará guarderías. También se reunirá con el presidente de Varsovia, Marcin Święcicki. Como en otras ocasiones, se alojará en el hotel Marriott".

Llamé a algunos amigos, generalmente muy bien informados. Ninguno de ellos sabía nada sobre la visita de Jackson a Varsovia. El día siguiente, sin embargo, trajo eventos que cambiaron todos mis planes anteriores.

Como normalmente hago, puse la televisión justo después de despertarme. Era la CNN. Su penúltima noticia me puso de pie: "Según la información no confirmada por completo, la súper estrella del pop, Michael Jackson, vendrá a Varsovia...". Dejo de escuchar, me pongo algo y corro a un quiosco cercano. Compro todos los periódicos y vuelvo a casa. Parece que Michael Jackson aterrizará mañana en Varsovia. Encuentro información de que la visita del cantante está siendo organizada por la gerencia del World Trade Center de Varsovia. Da la casualidad de que conozco bien al jefe del centro. Voy a llamar. Jacques Tourel está claramente emocionado. "¡Es fantástico que estés en Varsovia!", grita por el auricular. "Coja su mochila y venga al Marriott". Aunque Michael llega mañana, sus managers ya están allí.
Salgo a la carrera hacia el hotel. Son las diez de la mañana. Me presentan a Wayne, el secretario personal, manager y guardaespaldas de la estrella en una sola persona. Ha estado trabajando con Michael durante 25 años y no está exento de razón, es su hombre de más confianza. Cuando le digo a Wayne que deseo permiso para fotografiar a Jackson durante mi visita a Polonia, escucho respuestas muy norteamericanas: "Veremos qué podemos hacer. Consideraremos su oferta".
No me rindo y sigo hablando. "Me gustaría no solo fotografiar a Jackson, sino además tener la exclusividad. Quiero estar donde sea que él esté". Wayne me mira como si fuera un extraterrestre de la Guerra de las Galaxias y con una voz que no tiene la menor emoción, responde: "No queremos entrevistas ni fotos personales. Por supuesto, la prensa podrá fotografiar a Michael, pero desde la distancia. Al igual que todo el mundo".

Estoy un poco molesto, pero trato de mantener la calma y explicarle a Wayne que no estoy interesado en tomar fotografías con un teleobjetivo, entre una multitud de fotógrafos. Quiero poder mostrarle a la gente una verdad sobre Jackson, y esto solo es posible cuando puedo acercarme a él muy de cerca. Si Jackson viene a Polonia con una visita privada (algo sorprendente para él), mis fotos pueden ser la única documentación verdadera de este evento. Su valor promocional no debe ser sobreestimado. Ninguno de mis argumentos no causan la menor impresión a Wayne. "Veremos lo que podemos hacer" repite aburrido. "Por la noche hay una rueda de prensa. Venga y sabrá más".

Durante la conferencia, sin embargo, no descubro nada nuevo y sigo sin recibir ninguna respuesta vinculante. Estoy realmente enojado porque sé lo que significa poder fotografiar a Jackson de cerca, en una situación tan poco convencional. Todo fotógrafo sueña con eso. No soy una excepción. Aunque no he solicitado la oportunidad de hacer una sesión de fotos, solo porque sabía cómo podría terminar. Solo podía esperar una respuesta: "La oficina de Michael Jackson no proporciona ninguna foto privada de la cantante". Y esa es la verdad. Además de dos, quizás tres fotos de Jackson nunca hayan sido publicadas por fotógrafos profesionales para ningún otro propósito que no sea la promoción de un disco o una gira de conciertos. Además, Jackson, sobre el que todos los tabloides del mundo escriben estas locuras todo el tiempo, no era alguien por quién me sentía particularmente atraído. Sus sombreros, máscaras, bizarros uniformes y una incomprensible afición por los animales salvajes y los niños pequeños, me parecía una estrella caprichosa y posada. Ciertamente no pertenecía a mis ídolos, aunque escuché con placer algunas de sus canciones.

Después de dormir aquella noche lleno de nervios, llego a Okecie. Hace fresco. Está lloviendo. Los organizadores están locos. Hay niños que le esperan sobre la pista del aeropuerto con narcisos, banderas y globos. Detrás hay fans pacíficos con pancartas: "Michael Jackson Superstar" y "¡Te queremos!". Tengo tres cámaras con lentes cortas y un montón de carretes. Estoy tentado por el destino y, como mis colegas, estoy esperando.

De repente, con asombro, veo al profesor Marek Kwiatkowski esperando a la estrella, es el curador del Parque Royal Łazienki. "¿Qué estás haciendo aquí?" pregunto, acercándome a mi amigo. "Yo estoy pensando lo mismo", dice el profesor. "Si me trajeran una urna con las cenizas de Chopin, sería diferente. Pero Michael Jackson..." Mientras tanto, descubrimos que el avión se retrasa. Los fans no se mueven, los narcisos en las manos de los niños ya están tristemente mojados. En la pista veo a Jacques Tourel, le hago un gesto con la mano. Me devuelve el saludo. Wayne se acerca a nosotros y dice: "Hará esas fotos". "¿Seguro?" respondo desconfiado mirando al helicóptero MI 8 que moverá a Jackson. Conozco ese aparato. No tiene más de seis o siete asientos. "Sí, seguro", dice Wayne. "Ya he hablado con la seguridad acerca sobre usted". "¿Y obtendré la exclusividad?" dije atormentando a Wayne. "La tiene, solo habrá una cámara de televisión oficial", dice Wayne.
No le pido nada más, porque con la expresión de Wayne llego a la conclusión de que le acabaré volviendo loco. El avión blanco y marrón aterriza a las 13.23. La seguridad intenta controlar a los fans, periodistas y fotógrafos, el avión se detiene, los oficiales de aduanas polacos, los guardias de fronteras y Wayne entran al avión. Después de veinte minutos, Michael Jackson está de pie sobre la alfombra roja. Viste unos vaqueros negros con rayas blancas, tacones de vaquero y un sombrero negro. Una chaqueta negra trenzada está adornada con una gran medalla de oro y lleva un brazalete rojo.

He estado tomando fotos durante unos minutos, casi frotándome contra Jackson. Y me atrapa el hecho de que la estrella no coincide exactamente con mis ideas sobre él. Alto, bien construido. Un hombre con una tez muy suave y saludable. Definitivamente no parece que hayan pasado por él cuarenta años, y mucho menos una docena de cirugías plásticas, que son invariablemente el tema de los rumores en la prensa sensacionalista. La primera impresión es muy buena.

Después de la parte oficial, debe haber una parte menos oficial. Michael, separado por un cordón policial, pasa a lo largo de la multitud que chilla. Ni siquiera trato de entender lo que está pasando. A través de los guardias, puedo ver a dos hombres corriendo hacia él, veo cómo los soldados detienen a algunos fans "no acreditados" que lograron cruzar el cordón de seguridad...

De repente veo que un gran grupo de personas se está acercando rápidamente hacia nosotros. Como los fans y los fotoperiodistas, todo el mundo queremos tener literalmente un pedazo de Jackson, no podemos soportarlo. La lluvia sigue cayendo, está oscureciendo, veo por primera nervioso a Wayne, que le da a Michael señales desesperadas para que entre en el helicóptero que nos espera. El cantante también lo nota y, de repente, se mueve tan rápido que llega primero, incluso antes que Wayne, al helicóptero. Si no fuera por el cámara de televisión y por otro guardia de seguridad que metió a Jackson dentro del vehículo, la superestrella habría aterrizado en el hospital en lugar de en Wilanów. Todo terminó felizmente, con un sombrero pisoteado y un momento de miedo.

Hago los primeros retratos de Michael en el helicóptero. Perdí la cuenta de carretes expuestos. Comenzó a gustarme mucho la estrella y estaba feliz de haber tenido la oportunidad de fotografiarlo tan de cerca. Hubo una vez en la que no pude tomar fotos... Fue en la sala de oncología del hospital en la calle Litewska.

Nunca he estado en un lugar así. No podía imaginar lo que pensaría. Al principio todo fue como siempre: bienvenido, amabilidad mutua. Luego fuimos a la sala. Michael le pidió que solo lo acompañaran personas cuya presencia fuera necesaria. No quería cámaras ni periodistas; Quería estar lo más cerca posible de aquellos niños cuya salud y vida eran tan fugaces. Habíamos sido invitados, pero al mismo tiempo éramos unos recién llegados de otro mundo, privados de tales preocupaciones. Y de repente, sucedió algo que me hizo darme cuenta de por qué esta visita era lo más importante para Michael. Se sentó en la cama del hospital y abrazó a un niño enfermo y sin pelo. Lo que vi en sus ojos ciertamente no fue un gesto convencional. No era una superestrella que tenía una visita al hospital en la agenda porque un empresario lo exigía. Sufrió con este niño y sintió pena por él. En un momento dado, entró en una habitación en la que había una docena de niños. No puedo describir la expresión del niño. ¿Entusiasmo? ¿Amor? ¿Incredulidad? En la mesita de noche había una libreta totalmente cubierta con fotos de Michael Jackson. Fotos recortadas de los periódicos, de mala calidad, mal impresas, borrosas. Pero de repente el héroe de este niño estaba aquí, en persona y en su habitación. ¿Íbamos a pensar en tomar una foto en un momento así? Michael salió del hospital profundamente conmovido. Cuando hablé con el profesor Kwiatkowski más tarde, me dijo: "Sabes, en realidad vi al ser humano que era Jackson en Litewska. Cuando pidió que lo dejara solo con los niños".

La despedida en el aeropuerto parecía una bienvenida. Una multitud de fans y una alfombra roja, excepto que en lugar de los niños que habían bailes tradicionales, había una fila de estudiantes de la Escuela de Bomberos con uniformes de gala. Esta vez, la admiración de Michael por sus uniformes no se limitó a los elogios. "Por favor, envíenme dos de estos uniformes", dijo, y los organizadores alabaron ansiosamente este deseo. Sé que se ha cumplido y la colección privada de los uniformes de la estrella ha crecido gracias a dos uniformes de extinción de incendios de Polonia.

Fueron de los días más emocionantes y agotadores de toda mi carrera. El tiempo dejó de contar para mí, en realidad no fue suficiente. A veces me sentí como un reportero de guerra que debe tomar una foto sin pensar, porque sabe que la situación que está viendo no volverá a suceder. Estaba tan avergonzado por mi trabajo que solo cuando el avión se elevó en el aire me di cuenta de que había pasado dos días en compañía de la estrella pop más grande del mundo. En compañía de un hombre del que sabía mucho, pero resultó que no sabía lo más importante: cómo era realmente. Michael Jackson, a quien pude conocer, no era como el de los periódicos y la televisión: tranquilo, silencioso, introvertido. Recordé sus reacciones durante la proyección de la película sobre Varsovia, la ternura mostrada a los pacientes pequeños en el hospital de Litewska, su admiración al ver un pavo real en Łazienki. También pensé en la soledad de un hombre que es adorado constantemente entre gritos de multitudes y lo que pensará cuando lea en los periódicos cada nueva "revelación" sobre sí mismo. La privacidad era lo único que podía tratar de defender. Y trató de hacerlo durante el resto de su vida. No se dejaba fotografiar, raramente daba entrevistas y era amigo de solo unas pocas personas, aunque probablemente muchos se refirieron a él como "mi amigo Michael".

*Traducido por Xtarlight para www.MJHideOut.com. Por favor, no utilices esta traducción en otra web, foro o facebook, en su lugar, pon un link directo a este post. Gracias!
 

TIAMA

HideOuter Adicto
Me ha encantado leer esto.
Así le siento yo.... cómo un ser especial que el mundo no ha sabido apreciar.
Gracias Xtar
 
Gracias Xtar. Recordaba este relato del libro que se publicó sobre la visita a Polonia, I Love You Poland, donde cuentan, el fotógrafo y el profesor, la experiencia de conocer al hombre detrás del artista y cómo les hizo cambiar la opinión que tenían de él.

 
Arriba