• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Tabaco y alcohol (dos hábitos mas que probadamente perniciosos que empero resisten).

Dos artículos clarmanente digamos anti populistas toda vez que ambas sustancias siguen consumiéndose de manera amplia, demasiado a mi entender y visto lo visto va a continuar a pesar de lo que se informa en los links que a continuación dejo:

Otro mito en torno al hábito tabaquico-ayer fue el día sin tabaco-y que caerá en saco roto de nuevo me temo toda vez que el número de fumadores ha vuelto a aumentar tras la aplicación en 2011 de la ley que prohibía fumar en espacios cerrados, comerciales,..:

"Y es que el tabaco no reduce las causas subyacentes al estrés. A la luz de estos resultados, dejar de fumar no solo nos ayudaría a cuidar nuestra salud y a asegurarnos una vida más larga y saludable, sino que puede ser una herramienta muy útil para combatir la ansiedad, la depresión y mejorar la salud mental, ya que el estudio también descubrió que los ex fumadores que habían dejado el hábito hacía más de un año, tuvieron perfiles de ansiedad y depresión similares a los participantes que nunca habían fumado"...


http://www.granma.cu/salud/2015-03-04/fumar-aumenta-el-riesgo-de-sufrir-ansiedad-y-depresion-segun-estudio?fbclid=IwAR2aZotX3CQCmXiY4j1KC1vsI8mRvPhWvk5NUn8Eg2yeYkmVEPvigqmcI28



---------------------------------------------------------------------------------------

"Es decir beber en exceso, la moda actual del atracón (binge drinking) sin otro motivo que alcanzar la embriaguez, no solo aumenta el riesgo de coma etílico, de mareo y del malestar clásico posterior a una noche de borrachera, sino que además refuerza las malas experiencias.

“Al impedir la extinción de memorias negativas, el alcohol permite que persistan miedos, situaciones estresantes en el recuerdo”, sostiene Valverde. “Y esto se traduce en interferencias a la hora de afrontar situaciones de la vida cotidiana”, lo que traslada el problema a otras esferas del comportamiento diario".

Me temo que estas cosas es como clamar en el desierto (la experiencia me lo dice) pero...

https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20170224/42229115334/alcohol-no-sirve-para-olvidar.html?fbclid=IwAR0mHrRnjVNtrfzf83in6gS7byBJP3FpHsQMB0SuFx6DmMk8nnE_qGBkm6M
 
Última edición:
Y para que se vea que mi animo de crear este post no es sermonear (nada mas lejos (que Tarzán, x2!) de mi intención pues to2 somos mayorcitos y "tú mismo con tu mecanismo" :cool:, añado un link en el que se explica que- con mucha moderación- determinadas bebidas alcohólicas pueden tener algún beneficio, el problema entonces es que se tiende a desfasar en demasiadas ocasiones (sobre todo con el binge drinking descrito arriba en el que el objetivo básicamente es pillarse un pedo del 15 y así el beber se convierte en un fin y no un medio para a decir de muchos-no es mi caso para nada-lograr divertirse).

 
Con respecto al tabaco, aqui dejo tanto el anuncio como el link del nonsmokingchallenge:

¡Millenials de la vida, xp! todavía estáis a tiempo de dejar el hábito de vuestros padres y abuelos: no seáis viejuners, juas!:


 
¿Sabías que...
"la cefalea o dolor de cabeza de la resaca se produce por deshidratación de las meninges, dilatación de los vasos sanguíneos y disminución de la glucosa (azúcar en sangre). Ortostatismo y sed intensa, que se origina como una respuesta del cuerpo a la deshidratación causada por la degradación del alcohol".
En ese sentido en mi caso y tras unas cuantas experiencias-no demasiadas pero suficientes-llegué a la para mí, preclara* conclusión, de que no merece la pena en absoluto la supuesta diversión que procura y los efectos secundarios.
De facto, sospecho que tal ingesta se deberá en gran medida-aparte del hecho de realmente disfrutar el sabor- a que el personal tiende a hacer lo que los demás, y como este hábito está tan pero tan arraigado pues ahí lo llevas.
E incluso que se consuma de manera tan increiblemente frecuente, a cada ocasión (como se ve sobre todo en las películas, documentales antiguos por ejemplo) al punto de que en tales casos parece que no se pudiera disfrutar de los momentos sin su toma harto frecuente por otro lado.

*no para muchos por lo que se ve.


 
Interesante tu tema Pussy, he de decir que en mis años de la universidad fumaba mucho, un día con una cajetilla nueva, alguien me pidió un cigarrillo, donde iba a pasárselo le dije: tómala toda (la caja) he decidido hoy dejar de fumar, lo graciosa de esta anécdota es que las personas que estaban entre el y yo tomaron los cigarrillos de la caja cuando dije que se la daba, por lo que solo llego un par a él, pues todos deducían que mi regalo era para todos, así de enviciados estábamos en la universidad.

Esa ocasión sin nada que me hubiera influenciado (al menos que yo recuerde) simplemente deje de fumar, algunos años después volví a fumar, pero nunca fue lo mismo, al grado que definitivamente deje de comprar, ahora ocasionalmente fumo si alguien me regala uno, pero esto es en caso extremo que llevo demasiado tiempo con gente que esta fumando a mi alrededor.

En cuanto al alcohol, aunque ya es raro que tome hasta amanecer, la cerveza me gusta mucho, pero si, cada que tengo resaca dejo de tomar por semanas, y si acaso para algún evento deportivo compro y tomo solo porque me gusta mucho la cerveza, no como dices para perderme en esa moda de embriagarme, aunque a veces la emoción me hace tomar más de lo que tengo planeado XD
 
A eso me refiero dear, estás en la media vaya, con la birra pues eso te gusta y ya (como decís en latinoamérica, ejeje!) y en ese sentido como vengo comentando pues oye genial, lo que pasa es esto no que bajo mi punto de vista el consumo realmente continuo que se hace de ambas en buena parte de la población es algo que me deja en buena medida perplejo (lo digo con toda sinceridad) : que si botellines de cerveza de aperitivo en el bar, que si luego para merendar (como decía Mecano, xp!) y ahora en verano, venga a la terracita cuando anochece a seguir,... o sea en fin.

Por otro lado se recuerda constamente-y ojo que no me parece mal desde luego- lo malo de la toma de los refrescos con azúcar, y se va las variedades que tienen menos: Coca Cola Zero por ejemplo, y luego resulta que los findes te vas al pub y te metes entre pecho y espalda unos pelotazos del 15, todo muy coherente sí, xp!o_O
 
Última edición:
Yo, a título personal, puedo alegar no haber degustado nunca en los años que conllevo de vida gota de alcohol (me declaro abstemio), ni tampoco consumido tabaco, ni variante alguna que se precie. Un asceta en tiempos socorridos, como quien uno pueda alegar al respecto.

Por fortuna, la experiencia familiar directa, la sensibilización resultante del estudio de manuales de salud relativos a la materia, y una cierta madurez tempranamente adquirida en mi infancia propiciaron dicho anómalo (para los estándares de socialización vigentes) resultado. Y nunca he profesado necesidad alguna de recurrir a tales sustancias a la hora de fraguar un fin de semana de entretenimiento y/o diversión.

De hecho, para más señas, no ingiero más que agua (el oro blanco por antonomasia) y, a lo sumo, zumo natural elaborado ex profeso por mí en determinadas ocasiones y veladas. Tiempo ha que me disocié (desde la adolescencia) de la compañía de bebidas carbonatadas, por la contención de dos componentes esenciales en la mayoría de ellas: el acesulfamo-K y su acompañante inseparable, el aspartamo, como agentes sustitutivos del azúcar; como tampoco he abogado por el café como piedra angular del desayuno y/o merienda, sino por la disolución de leche chocolateada (la defino en tales términos, a efectos de eludir cualquier condicionante publicitarioa a marca comercial determinada), suponiendo, por ejemplo, el único en mi trabajo que opta por dicha vía, lo cual no deja sino de acarrear situaciones cómicas en más de una oportunidad, pues se la asocia, por definición, con franjas de edad menores.

No en vano, recuerdo una anécdota, cuanto menos, singular: una vez, una chica con quien departí velada fue testigo directa de ello, invitándola a una consumición en una cafetería corriente al uso. En cuanto pedí la taza, me comentó, acto seguido: -"Y después, ¿qué? ¿Unas galletitas y a la cama?".

Experiencias, en fin, que uno manifiesta en primera persona, conforme van acumulándose en uno mismo las canas del espíritu y de la madurez vital, en todos sus órdenes.

De todos modos, y en lo que respecta al tabaquismo, le diría a un/a joven que estuviera comenzando a fumar que comete una grave equivocación, pues va a contraer un hábito estúpido que va a granjearle muy poca gratificación y, en cambio, le va a reportar consecuencias negativas para su salud, tanto en el corto, como en el largo plazo. Ahora, más que nunca, podría evitar la consolidación de su pauta inicial de asimilación a la nicotina (principal factor de adicción al cigarrillo) y, por supuesto -y máxime, tratándose de un joven- él/ella me haría poco caso. A pesar de lo anterior, no cesaría de reiterárselo, en tanto en cuanto pueda disuadirle de otorgarle un motivo para que reafirme su personalidad a través de contrariar al adulto por este mecanismo.

No obstante, y dada la problemática estructural de la 'boina' de polución concentrada en las principales urbes de población (y los madrileños sois ejemplares dignos de la más candente actualidad), deberíamos hallarnos categorizados como 'fumadores pasivos' de sustancias que, como el dióxido de nitrógeno, generan patologías de cáncer en quienes las padecen. En España, quince millones de ciudadanos respiran de modo común un aire sujeto a condiciones insalubres, como bien declaraba esta noticia fechada en 2018:


Un cordial saludo.
 
Última edición:

muajajaja

HideOuter Adicto
No en vano, recuerdo una anécdota, cuanto menos, singular: una vez, una chica con quien departí velada fue testigo directa de ello, invitándola a una consumición en una cafetería corriente al uso. En cuanto pedí la taza, me comentó, acto seguido: -"Y después, ¿qué? ¿Unas galletitas y a la cama?".
Lo siento, pero qué imbécil esa.
Yo tampoco he fumado nunca ni bebo, nunca lo he considerado racional.
 

threatened

HideOuter ¡Invincible!
El ser humano es autodestructivo por naturaleza, y con su salud no iba ser menos. A parte somos estúpidos a más no poder. Y cuando le vemos las orejas al lobo es cuando nos lamentamos. Nos creemos invencibles, pero nada más lejos de la realidad.
Afortunadamente ya no fumo desde hace tiempo, pero estuve 12 años haciendo el gilipollas con 1 cigarro en la boca, habiendo visto muertes por cáncer de pulmón en mi familia.

Llega un punto en la vida en el que realmente comprendes que la salud lo es todo, aunque a veces hace falta que la vida te golpee para entenderlo. Si tenemos la suerte (o la desgracia) de llegar a este punto, lo que tenemos que hacer es intentar que los que están a nuestro alrededor comprendan que sin salud no hay nada. Hay que cuidarse y hay que empezar desde ayer.
 
Threatened dijo:

lo que tenemos que hacer es intentar que los que están a nuestro alrededor comprendan que sin salud no hay nada.

Gran frase man, tan obvia como difícil de que se entienda habida cuenta de cómo está el patio en estas lides.

Siberian, en mi caso también me considero abstemio-de mi casi medio siglo de vida, habré bebido calculo unos dos años, o sea poquillo: tal cual me dio el punto (por desengaño amorosos, ooops! entre otras cosas como hacer el toli haciendo lo que hace la gente, xp!) tal cual me dije hasta aquí. Y hasta ahora que sigo sin beber nada ni calimocho, ni sangría las únicas bebidas alcoholicas que se puede decir me han hecho alguna gracia por aquello de estar diluida una en el famoso refresco de Cola (mi favorito sin duda, del cual me declaro rendido consumidor: los findes como y ceno con ello) y el otro en frutica, xp! Pero las demás ná de ná, la birra siempre me ha parecido de lo peor en el sabor, aaaagh!

En cuanto a la leche chocolateada, ahí te he pillao, tiene azuquita, azuquita y no poquita:rolleyes: (ahora es cuando me sueltas que tomas la variante light, verás, xp!) -también soy un rendido faner, sobre todo el tomármelo bien entonao de cacao con los grumillos por arriba del vaso (batiendo bien previamente echando poca leche al principio para tal fin, u know) , ahora en verano sobte todo voy a saco,...de hecho ahora mismo me voy a hacer una leche con cacao que se va a cagá la perra, juas!:coffee:
 
En cuanto a la leche chocolateada, ahí te he pillao, tiene azuquita, azuquita y no poquita:rolleyes: (ahora es cuando me sueltas que tomas la variante light, verás, xp!)
A modo extemporáneo con respecto a la temática del post en cuestión, puntualizo que me decanto de manera ordinaria por su variante estándar (o formulación original), sin optar por elementos reductores de carácter calórico, como las modalidades bajas en calorías, o light.

Entre otras razones, porque los preparados de toda índole lights, o instantáneas -en el caso de las bebidas solubles al cacao- suelen contener, por definición, un mayor número de aditivos (vean, para corroborarlo, las etiquetas de información nutricional presentes, casi siempre, en el dorso de los productos referidos) que los producidos en su caracterización convencional, a pesar del empleo, en éstos últimos, del azúcar, o también conocido como 'veneno dulce' para nuestro paladar, y, por ende, para nuestro bienestar y salud. Y del que, en efecto, todas las disoluciones chocolateadas (o derivados del mismo, como los ungüentos para untar en las tardes posteriores al recreo de quienes amenizábamos nuestras veladas en las tardes de los 80 y 90) se nutren como principal ingrediente, superior al de las proteínas, frutos secos, minerales esenciales, aceites vegetales y/o grasas (saturadas -o trans-, o no) que contengan en su haber.

De ahí que mencionara con anterioridad dos edulcorantes sintéticos recurrentes en refrescos, grageas de chicle, y, en general, muchos productos dulces que no contienen azúcar, como el aspartamo (E-951), o su inmediato adláter, el acesulfamo-K (E-950), ambos potenciadores del sabor dulce, capaces de endulzar -como en el último de los que acabo de glosar- hasta doscientas veces más que el propio azúcar, y de los que suelo evitar tanto como la oportunidad me lo pueda permitir, pues se sospecha, de acuerdo con estudios experimentales diversos desplegados con ratones de laboratorio, que podrían inducir a patologías cancerígenas en el largo plazo, de mediar una ingesta prolongada en el tiempo.

El acesulfamo-K no puede constar en solitario en la composición de un producto de esta naturaleza, por su inconfundible sabor amargo, algo a repeler por la industria alimentaria en artículos de este género. Combinado con el aspartamo desencadena, así, la reacción perseguida y deseada por aquélla.

Por su parte, del azúcar (bastante satanizado en los últimos años, por mor, quizá, de los menores costes de producción que para el sector se deducen de los edulcorantes, a los cuales se está procurando patrocinar en toda pléyade de medios) se sabe y se tiene constancia de que genera (muy paulatinamente) en el consumidor efectos de cariz muy similar a las sustancias drogodependientes como la cocaína en quienes la esnifan, amén del mayor aporte calórico que proporcionan a quienes la inoculan en su organismo que las otras dos susodichas.

Ambas igualmente nocivas (algunos estudios estiman que el azúcar y los edulcorantes artificiales promedian en torno a más de la mitad de los alimentos -inclusive integrados en el ámbito de los 'salados'- imperantes en los supermercados y grandes almacenes dedicados al sector de la alimentación), su evitabilidad se antoja, francamente, una labor titánica y ardua. Lo ideal, por consiguiente, sería prescindir de alguno de ellos, pero el ser humano precisa de la glucosa para sobrevivir. Y, dentro del (muy) mal -nada- menor, acepto, eso sí, muy a regañadientes, el azúcar. Naturalmente presente en algunos alimentos per se, pero con otros no me resta alternativa más pesarosa que la del polvo blanco.

En algunos países -en España, a nivel autonómico, en Catalunya- se están impulsando iniciativas legislativas encaminadas a rebajar los indicadores de presencia del azúcar en los alimentos procesados, de procedencia industrial (lo cual celebro enormemente, debiendo, en mi opinión, extenderse al plano del sodio incorporado en la composición de los artículos que deglutimos provenientes de la cesta de la compra que normalmente efectuamos -de la cucharada de sal que recomienda la OMS por persona al día, en España duplicamos dicha cifra, y no precisamente por los vagos que añadimos al plato en su elaboración final-). Pero temo que medidas como el decreto del impuesto catalán a las bebidas azucaradas envasadas (recientemente anulada por el TSJC) penalice el recurso por la industria al azúcar (algo loable)... para incentivar su reemplazo por los edulcorantes artificiales, pareciendo alumbrarse un atisbo de futuro menos dependiente del placer dulcificador... para terminar depositando todas las fichas del tablero en la casilla equivocada, sin avance alguno, más que de nombre. Hito que parangonaría el mismísimo Lampedusa, por otra parte.

Lamento el inciso tan extenso que he protagonizado -y ajeno al leitmotiv que nos ocupa-, pero debía recalcarlo con detenimiento.

Un cordial saludo.
 
El caso es, literalmente, amargarnos la vida y amigo, en ese sentido a pesar de que el veneno dulce como tal no es recomendable, lo encuentro el como dices mal menor digamos y algo que por mi parte seguiré tomando con todo el gusto del goloso (en llamas, xp!) que soy.
 

Nafeesha

HideOuter Adicto
Yo creo que la nuevas generaciones ya no han de fumar tanto porque ya no " está de moda" como antes y no se ve tanto pitillo gracias a la ley antitabaco (de las pocas cosas q han hecho bien),aunque siguen habiendo muchos consumidores.
El alcohol está en todos lados y en toda celebración a la vista de todos y no parece importar.
En un mundo en donde las cajetillas de tabaco incluyen una advertencia pero se fomentan la música donde los videoclips lo guay es el alcohol y fumar, pues así nos va.
Yo he consumido las dos cosas desde muy joven y llevo años que prefiero un buen batido de frutas 🙂, aunque como deciais en los comentarios anteriores del azúcar, eso me cuesta más y pienso que deberían poner etiquetas como el tabaco advirtiendo lo malo de consumir ciertas cosas que contienen azúcar, etc. Pero no interesa.
 

Angie

Esto es MUY surrealista
Me ha encantado lo de "tú mismo con tu mecanismo". Creo que todos deberíamos hacer lo que está en nuestra mano para poder envejecer del modo más saludable posible.

Nunca he fumado. (También creo que, como bien apuntó Nafeesha, actualmente el tabaco está bastante mal visto en comparación con años atrás).
Por otra parte, soy abstemia y, a lo largo de mi vida, siempre ha habido situaciones en las que he tenido que justificarme por no beber alcohol. Absurdo si lo piensas, pero el alcohol es una droga socialmente aceptada y vinculada a (casi) cualquier actividad social. He podido conocer los devastadores efectos de la adicción al alcohol en personas que se niegan a reconocer que tienen un problema con la bebida. Pero en fin, mientras uno no sea sincero consigo mismo, nadie va a poder brindarle la ayuda que realmente necesita.

El azúcar, sí... Crecí en los 80-90, así que mi desayuno estrella eran los cereales hiperazucarados, los preparados para chocolatear la leche,postres lácteos, galletas varias, en fin... Todo eso terminó definitivamente para mí e intento transmitir a mis hijos cierta educación nutricional sin caer en radicalismos.

Es importante tomar conciencia de que nuestro cuerpo no puede permitirse la ingesta de productos comestibles que no son realmente alimentos, y a la larga, no traen nada bueno.
Al final, uno acaba deshabituándose de ciertas cosas y relegándolas al consumo esporádico sin echarlas de menos. Hay que tener clara la premisa de que a la industria alimentaria le importa muy poco (por no decir algo malsonante) la salud de los consumidores, sino el máximo beneficio posible.

Os recomiendo este documental con subtítulos en español:

Sobrecargados de carbohidratos. Una cultura muriéndose por comer.
Una de las cuestiones que se comentan, de un modo no demasiado exhaustivo, pero suficientemente esclarecedor para la población general, es el tremendo fraude que supuso el "Estudio de los siete países" de Ancel Keys que vinculaba el consumo de grasas a problemas cardiovasculares. Y cómo un estudio que no podía haberse hecho de manera más cutre, provocó cambios en las recomendaciones nutricionales que generaron prejuicios en la población acerca de alimentos que no suponían ningún problema, incluso siendo reemplazados por versiones light nada saludables.

También os recomiendo leer esto: El colesterol es nuestro amigo.
Hay (todavía) una psicosis absurda con el colesterol, precisamente como consecuencia del estudio que he mencionado. Es necesario salir de ese paradigma. Por cierto, dudo que alguien se lo lea realmente; soy consciente de que este tipo de artículos (hay varios relacionados con colesterol-grasas-azúcar... aunque no son el tema principal del blog) son MUY densos, pero la información proporcionada es muy valiosa.

En definitiva, cada uno que haga lo que quiera, pero la vida es corta y debemos ser conscientes de los riesgos que asumimos con determinados hábitos. Y nuestro cuerpo, ese lugar en el que vivimos hasta el resto de nuestros días, nos agradecerá que tomemos las elecciones correctas.

Muy buen post e interesantes aportaciones. ;)
¡Salud, compañeros!
 
Última edición:
'Sa lud, 'sa lud, apágala que el recibo va por las nubes, x2!

En mi caso en lo que se refiere al fumeke fue probarlo y tener claro que aquel sabor inmundo e irritante de los humos que se sentía en la garganta no eran para mí ni de coña, tal cual le di unas caladas-entre toses-cogí y le di una toba que describió, recuerdo bien, una bonita parábola en el aire, juas!
Luego por otro lado nunca he relacionado-es mas me ha resultado de lo mas raruno y absurdo incluso-el estar nervioso con calmarlos echándose un piti a la boca, si acaso morderse las uñas, o estrujar algo en las mano pero ¿¡fumar, really!?

Y otra cosa de tal hábito que no entiendo, y menos ahora con los calores estivales, es el aspirar humo (monóxido de carbono, lo que expelen los tubos de escape de los vehículos de motor de hecho) para ahumarte tóa por dentro, los pulmones, ...xp!
No, en serio, en mi caso, siento que notaría un calor interno inaguantable unido a la referida irritación -y consecuente quemazón-en el aparato respiratorio: boca, tráquea,...buuuuf!

pd. de nuevo, mas allá de hacer el shorra en alguna BBC: Boda, Comunión, xp! con el puro de turno que nos pasan a los hombres, nada de nada, ¡ah bueno! una vez me ventilé una cajita entera de puritos de eso, por hacer la gracia digamos. ¡Yavestruz!:sneaky:
 

Nafeesha

HideOuter Adicto
'Sa lud, 'sa lud, apágala que el recibo va por las nubes, x2!

En mi caso en lo que se refiere al fumeke fue probarlo y tener claro que aquel sabor inmundo e irritante de los humos que se sentía en la garganta no eran para mí ni de coña, tal cual le di unas caladas-entre toses-cogí y le di una toba que describió, recuerdo bien, una bonita parábola en el aire, juas!
Luego por otro lado nunca he relacionado-es mas me ha resultado de lo mas raruno y absurdo incluso-el estar nervioso con calmarlos echándose un piti a la boca, si acaso morderse las uñas, o estrujar algo en las mano pero ¿¡fumar, really!?

Y otra cosa de tal hábito que no entiendo, y menos ahora con los calores estivales, es el aspirar humo (monóxido de carbono, lo que expelen los tubos de escape de los vehículos de motor de hecho) para ahumarte tóa por dentro, los pulmones, ...xp!
No, en serio, en mi caso, siento que notaría un calor interno inaguantable unido a la referida irritación -y consecuente quemazón-en el aparato respiratorio: boca, tráquea,...buuuuf!

pd. de nuevo, mas allá de hacer el shorra en alguna BBC: Boda, Comunión, xp! con el puro de turno que nos pasan a los hombres, nada de nada, ¡ah bueno! una vez me ventilé una cajita entera de puritos de eso, por hacer la gracia digamos. ¡Yavestruz!:sneaky:
Pues para no fumar, una caja entera de puros... 😂
Me parto con tus comentarios jejeje
 
Última edición:
Que cabrona tu amiga Siberian :ROFLMAO: Yo por ejemplo desde adolescente cuando la gente de mi edad empezaba a beber alcohol, lo pasaba un poco mal bebiendo refrescos a diferencia del resto. Lo cierto es que resulta preocupante como muchas veces se asocia diversión a beber, no alcohol no party, ¿Una necesidad colectiva de anestesiar la mente?

En la lucha contra el tabaco afortunadamente se ha avanzado mucho, siendo claves la concienciación de la sociedad, las leyes anti-tabaco de 2005 y 2010 y la subida del precio de este (con el que paliar también el coste sanitario que llega a producirse el tratamiento de enfermedades provocadas por sus sustancias) . Ya el fumar (creo yo) que no se considera un signo de madurez o un acercamiento a la adultez, el que quiere contaminarse los pulmones tiene que apartarse y salirse fuera.
 
Bueno no sé yo, desafortunadamente para to2-por lo insalubre que es para los fumadores activos, como para los pasivos, aunque iniciativas como la del propio nonsmokingchallenge para los mas yogurines, todavía a pesar de eso que dices, creo yo, que el fumar sigue teniendo una pátina- de digamos- prestigio y de rito social hacia la edad adulta, no obstante no dejan de ser muchísimos años en la tradición de nuestras sociedades y la inercia de ello puede mucho, u know.

En lo que se refiere de nuevo al bebercio, "por mis partes", juas!- justo ahora en veranito amén de la leche chocolateada (m'a gustao la denominación oyes, xp!)- mi frigo es una suerte de arsenal para todo tipo de brebajes, xp!: desde zumos hasta gazpachos, pasando por horchatas y sí, refrescos azucarados, ooops! Y a lo que me hecho muy aficionado-tipo pijeras, juas!-es a los smoothies.

Y es que oye, ¿por qué esa insistencia de que solo, es con el dichoso alcohol con lo que se disfruta bebiendo? Sinceramente, los que no saben apreciar los matices de los distintas bebidas que he referido, pues mira, se pierden tanto-o mas-de lo que dicen ellos cuando se refieren a un buen whisky, coñac, etc,...y lo mas importante: no side effects, the feeling lasts 4rever.:cool:;)
 
Última edición:
Arriba