• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

Pacto de Silencio: sobre la mayor intoxicación alimentaria en España (1981)

Angie

Esto es MUY surrealista
No sabía si abrir o no este tema.

Como habréis adivinado, (y si no, ahora lo cuento) este tema va sobre el terrible caso que aquí se denominó "Síndrome del aceite tóxico". Solo que en realidad el aceite de colza no tenía nada que ver, aunque la opinión pública así lo creyó porque esa ha sido la versión oficial a difundir.

Esto sucedió cuando yo aún no había nacido, pero como el juicio finalizó en junio de 1988, tengo recuerdos remotos de reportajes de Informe Semanal en diferentes aniversarios de este suceso.
La cuestión es que, en Marzo de 2017, salió alguna noticia en medios conmemorando los 30 años del inicio del juicio. La curiosidad me hizo ir en busca de algo más de información, una cosa llevó a la otra, y acabé leyendo "Pacto de Silencio" (originalmente publicado en 1988, antes de la finalización del juicio) de Andreas Faber-Kaiser.
Sí, digamos que en su carrera profesional se dedicó a investigar sobre ufología y otros asuntos a lo "Cuarto Milenio", y no voy a entrar en esas cuestiones porque realmente las desconozco, pero ciñéndome a este asunto, hay que reconocer que el libro en cuestión es una joyita del periodismo de investigación.

Cuando lo leí, el libro estaba descatalogadísimo (de hecho, en su momento tuvo unas ventas residuales), pero hace unos meses 'Reediciones Anómalas' solicitó ayuda económica mediante un crowdfunding y se encargó de reeditarlo.

Resumiendo, el caso fue que en unas determinadas zonas se distribuyeron por mercadillos unos tomates que provenían de una plantación de Roquetas de Mar (Almería), que habían sido expuestos a una combinación de potentes pesticidas organofosforados. Es decir, las víctimas, con mayor o menor grado de secuelas (y se estima que cerca de 1.000 personas fallecieron) fueron envenenadas por compuestos químicos.
Entonces, podemos pensar que el tema fue una accidental tragedia relacionada con un mal uso de los pesticidas. Aunque lo que sostienen tanto Faber-Kaiser, como Alfredo Grimaldi en su libro "La CIA en España" (capítulo 12: El lado oscuro de la "colza"), y la periodista alemana Gudrun Greunke en "El montaje del Síndrome Tóxico"(este último no lo he leído), es que pudo ser un caso de ensayo de armas químicas por parte de EEUU, que entonces tenía una base militar en Torrejón de Ardoz. Ocultado deliberadamente, silenciando y destituyendo de su cargo a quienes se salían del discurso.

El juicio fue una pantomima total, donde se les advirtió a las víctimas que tenían que decir que habían tomado el referido aceite, si no, no recibirían ninguna indemnización. Obviamente, hubo muchos afectados que no habían consumido dicho aceite, porque compraban el de una marca reconocida, por ejemplo.
Y en toda esta línea temporal desde el primer caso hasta la finalización del juicio, entran en juego múltiples incoherencias: como el hecho de que el aceite de colza se distribuyó también por Cataluña, pero ahí no hubo ni un solo afectado. Este argumento, lógicamente, fue esgrimido por la defensa de los aceiteros.
Lo verdaderamente triste en este caso, es que llegar a la verdadera causa de la intoxicación, podía garantizar el acceso a un tratamiento adecuado para miles de personas que no tuvieron esa opción.

Parecía sencillo cargarle el mochuelo (porque algún chivo expiatorio tenía que haber) de un envenenamiento masivo a los comerciantes de un aceite vendido de forma ambulante que no había pasado los controles necesarios. Aun cuando una serie de investigadores señalaron que el aceite no tenía absolutamente nada que ver (fue analizado y se administró a cobayas que no sufrieron ningún efecto más allá del sobrepeso,) esa fue la versión que, por todos los medios, se sostuvo hasta el final. Porque no interesaba ir al fondo de la cuestión debido a la implicación de intereses de una superpotencia, y otras cuestiones políticas de fondo, como que España se jugaba la permanencia en la OTAN.
La sentencia, pese a condenar a los comerciantes del aceite de colza, incluyó la siguiente afirmación: "se desconoce el agente tóxico concreto que produjo la enfermedad."

Una de las cosas que más me impactó, del libro Pacto de Silencio, fue el capítulo Lactancia organofosforada: Una prueba definitiva.
En él, se explica el caso de la víctima más joven, un bebé que solo tomaba leche materna.
"En su trabajo 'La intoxicación epidémica de la primavera y verano de 1981 en España', entregado en enero de 1982 a la Comisión del Congreso para el Síndrome Tóxico, el cesado director en funciones del Hospital del Rey en Madrid, escribe por su parte:
"(...)Las investigaciones realizadas en leche de mujer enferma demostraron la presencia de lo que denominaron 'un insecticida organofosforado' al que no atribuyeron relación con el proceso porque buscaban exclusivamente oleoanilidas o sus derivados. ¿Dónde está el espíritu y el rigor científico de los investigadores oficiales que con dinero público-de todos nosotros- deberían llegar al fondo real de la cuestión? ¿A determinar el tóxico que causó la epidemia y, por lo tanto, encauzar la curación efectiva de los afectados?"

"Los afectados por el síndrome tóxico que yo he visto durante mis visitas a España en estos últimos tres años, me recuerdan el aspecto, la historia clínica y la sintomatología de otros casos contemplados por mí en varios países donde se habían producido intoxicaciones provocadas por organofosforados"
. Dr Francisco Martín Samos, alto funcionario de la OMS en Enero de 1985.

Como curiosidad, en 2015, una novela corta (de ficción basada en hechos reales) llamada "La inocencia del aceite" ganó un premio convocado por un Ayuntamiento de Rojales.

Os dejo un artículo de un blog que alude a diversas cuestiones sobre este tema:


También, este artículo, que viene a ser un resumen de Pacto de Silencio , en la web dedicada al autor.

Y un documental, "Poisoned Lives" emitido en 1991 en el extranjero. Aquí lo emitió en algún momento TV3, por eso la voz en off narra los hechos en catalán, aunque todos los testimonios son en castellano. Es tremendo.
Hacia el minuto 32 aparece el doctor Luis Sánchez-Monge, que en cuestión de meses, consiguió curar por su cuenta hasta a 50 afectados (la mayoría niños), simplemente pautando una medicación adecuada para revertir el daño. Envió una carta a Sanidad y no obtuvo ninguna respuesta.





¡Saludos!
 

D.S.

HideOuter Phoenix
Que tema tan interesante y qué cantidad de conspiraciones surgidas de él...

“Es un bichito tan pequeño que si se cae de la mesa se mata”... esta frase la dijo el Ministro de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social del momento. Años después un presidente dijo aquello de “son unos hilillos”...

“El Síndrome del Aceite Tóxico” es un invento para tapar 2 posibles actos gravísimos como bien apunta Angie; o la utilización por parte de Bayer de pesticidas tóxicos o algo que pasó en la base aérea de Torrejón.
Y esto es imposible puesto que Bayer es un grupo de ángeles en la tierra que nada más vela por nuestra salud y seguridad y el ejército americano son los buenos, como siempre vemos en las películas...

En el primer caso serían esos tomates a los que Antonio Muro (director del Hospital del Rey) siguió su trazado y que coincidían con las zonas de contagio. Muro fue fulminantemente despedido.
En el segundo; la base americana de Torrejón en donde parece ser que evacuaron a gran cantidad de militares americanos a hospitales yankees y alemanes por un incidente que no se pudo/quiso investigar ya que España no estaba para presionar a los jefes de la OTAN. Felipe; camarada! (Cosas mías...)

Ese síndrome solo se ha sufrido en España a pesar de que el aceite de colza es el más vendido, aún hoy en día, en casi toda Europa. Más de 20000 casos en España y 0 en el resto del mundo. Aquí la cifra de muertos oficial es de unos 1000 y la no oficial ronda los 3800.

Desde entonces el aceite de palma... uy, que lapsus! está borrado del consumo en nuestro país (*) y a raíz de esto el aceite de oliva, “nuestro oro líquido”, empieza a convertirse en lo que es ahora; uno de los principales productos de nuestra alimentación tan rica. Y para ricas las marcas que lo venden a precio de oro, precisamente.

(*) En nuestros supermercados no encontraremos botellas de aceite de colza pero este sigue estando muy presente en infinidad de productos solo que con otros nombres. En cuanto al “lapsus” del aceite de palma, es otro ejemplo de cómo demonizar un producto para allanar el camino de otro. El de oliva es más saludable pero eso no quita que otros te vayan a matar.

Por cierto; Faber-Kaiser falleció de cáncer a los 50 años, y ahí también dicen que hay conspiración.

PD: El propio Iker Jiménez estaba trabajando en un especial del Síndrome Tóxico cuando explotó el tema de la Covid-19.
 

Angie

Esto es MUY surrealista
Chavales, ahora que tengo un momento,os actualizo.
Se me olvidó en el post inicial poner un programa radiofónico dedicado a este asunto, que escuché en Marzo de 2017.


¡No tiene ningún desperdicio!

Resumen un poco el caso, habla también una afectada que denuncia cómo las víctimas (que siguen viviendo con los secuelas de ese desastre en su cuerpo) han sido abandonadas y no reciben la atención que merecen.

Y, a partir del minuto 40, aparece Sergi Faber, hijo de Andreas Faber-Kaiser.
Habla un poco de su padre en general,la creación del libro que ninguna editorial importante quiso publicar y, finalmente lo hizo una pequeñita, que solo publicó dos libros antes de desaparecer, aunque la edición fue secuestrada; no se distribuyó realmente. También le preguntan sobre su muerte.

Andreas Faber-Kaiser falleció en 1994 de Sida. Al parecer, él dijo que no había contraído el VIH de forma natural. Y ahí queda eso...

El doctor Muro, sí que murió de cáncer en 1985. Y también otras personas relacionadas con la "disidencia" en este caso.

¡Saludos!
 

D.S.

HideOuter Phoenix
Eso; Faber-Kaiser de SIDA y Muro de cáncer.

¿Escuchaste “La Rosa De Los Vientos” buscando información sobre el tema o lo escuchas de forma habitual?
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
Recuerdo, en aquella época tenía 11 años, que en las noticias oficiales-tv, radio, llegó a tener bastante cobertura mediática, pero claro de la versión igualmente oficial y visto lo visto falsa de todo aquel drama.

Cierto, es que en mi entorno al menos, familiares, vecinos no escuché ningún caso de enfermedad por la colza a pesar de que según decían en las noticias del la época y que se supone que la distribución era a nivel nacional, ya no recuerdo cifras concretas claro (mas allá de esos 1.000 falleci2 q apunta el link de Angie) pero sí me acuerdo, como digo, que hubo mucho ruido y temor de la población incluso.
 
Última edición:

Angie

Esto es MUY surrealista
Eso; Faber-Kaiser de SIDA y Muro de cáncer.

¿Escuchaste “La Rosa De Los Vientos” buscando información sobre el tema o lo escuchas de forma habitual?

Bueno, "La rosa de los vientos" lo conocí hace más de 10 años, creo. He escuchado muchos programas; me parece un espacio estupendo, pero no siempre lo he escuchado con la misma constancia. Lo que pasó entonces, es que busqué Andreas Faber-Kaiser en Facebook y encontré la página que, entre otras cosas, lleva su hijo para mantener su legado. Y resulta que pocos días antes había compartido ahí el enlace para escucharlo. Fue una pequeña sorpresa.

Una de las cosas geniales de internet es, precisamente, poder escuchar programas de radio que no puedes sintonizar en el horario de su emisión.

Cierto, es que en mi entorno al menos, familiares, vecinos no escuché ningún caso de enfermedad por la colza a pesar de que según decían en las noticias del la época y que se supone que la distribución era a nivel nacional, ya no recuerdo cifras concretas claro (mas allá de esos 1.000 falleci2 q apunta el link de Angie) pero sí me cuerdo, como digo, que hubo mucho ruido y temor de la población incluso.
Sí...debió de ser tremendo el pánico que se generó.

Mira, en 2019 se publicó este artículo: El aceite que nadie quiere en España y que arrasa en Europa.
Siempre hay un baile de cifras con este asunto, ya sé qué no debe de ser fácil cuantificarlo, pero en fin. Ahí hablan de 3.800 muertes, que probablemente es lo más cercano a la realidad. Pero no fueron 20.000 afectados, esa es la cifra de las personas que, más o menos, siguen vivas en la actualidad.
Respecto al temor de la población que mencionas, en el artículo comenta que los servicios de urgencias se llenaron de gente diciendo "¡He tomado colza de esa!" 😱
Pánico en mayúsculas.

Y a las víctimas, al no hacerse oficial lo que había detrás, les prescribieron antibióticos, corticoides...cualquier cosa, algo tenía que funcionar. Pues imagínate el cuadro, tienes unos síntomas para tirarte por la ventana (dolores musculares y cefaleas, picores, insomnio durante semanas...de todo) y además te meten algo que tampoco te ayuda en nada porque no es el antídoto que se necesita en una intoxicación así.

Sinceramente, sí que es verdad que en el imaginario colectivo, la palabra colza ha quedado asociada a algo terrible. No obstante, me parece que este aceite ahora, en los supermercados, con las mismas garantías que cualquier otro, se vendería. Es barato y competiría con el de girasol.
Pero creo que no se atreven a probarlo. Ya hace muchos años de su destierro y hay una especie de tabú al respecto.

Lo que me ofendió de este artículo en su momento, viendo ya esta tragedia desde otro prisma, es que da por hecho que el aceite de colza era capaz de matar: "Gran parte de la crisis del síndrome de la colza vino de la mano de industriales que intentaban un fraude económico que se convirtió en un fraude a la salud." ¡Esto lo dice alguien del CSIC, ojo! Claramente no se ha leído las investigaciones que hubo al respecto. No encontraron ningún tóxico en aquel aceite, ninguno.

Fraudes con el aceite sigue habiendo de algún modo, como cuando te dicen que se han etiquetado aceites como virgen extra, siendo solo aceite de oliva, con el sobreprecio que supone. Pero de ahí a decir que el aceite de colza que se comercializó entonces provocó aquello...pues no.

Lo mejor es cuando en los comentarios de este artículo, encuentras que alguien comenta: "Andreas Faber Kaiser ya demostró que el aceite de colza no tenía ninguna culpa. Era un producto de Bayer que se usaba en los tomates. Pero la prensa del sistema, ha de proteger a quien le da de comer."

Dentro de unos meses nos encontraremos con el 40 aniversario de esta historia. Y volverán a decir lo de siempre.
El pacto de silencio es denso y perdura.
 

Angie

Esto es MUY surrealista
No quiero ser pesada tampoco,pero...

Sobre la muerte de Faber-Kaiser, cada uno puede pensar lo que quiera y, definitivamente, Sergi Faber hace lo correcto al decir "no puedo afirmar nada,no tengo pruebas".

Pero, libro en mano,te queda claro que él pensaba que podía pasar cualquier cosa.

"Todo el que toca este tema se quema y le cortan la cabeza", me diría el doctor Antonio Muro,hijo.
María del Mar Geanini, una de las personas que con mayor honestidad y ahínco está luchando porque se sepa la verdad de lo ocurrido,siendo ella y buena parte de su familia afectada por el Síndrome Tóxico,y una de las personas que,con mayor eficacia han contribuido a alimentar mis archivos sobre el mismo,me escribió de repente, después de haberme advertido en el mes de julio que mi propósito podía llegar a convertirme en un kamikaze, que "si me aceptas un consejo, olvídate del tema y busca otro menos escabroso y menos comprometido; yo no puedo salir de él,pero tú todavía puedes."
Otro de los investigadores del tema, el ya mencionado De. Javier Martínez, apuntilló: "Meterse en este tema es ser de un masoquismo horroroso. El libro,tienes que ser consciente de que va a ser antipopular; caerás en desgracia si lo escribes y te convertirás en un autor maldito. (...)"


Más allá de todas las evidencias magníficamente expuestas, en el libro hace una defensa a ultranza de la búsqueda de la verdad y la libertad. Muy inspirador.

Entre otras cosas, reflexiona:

"Nadie podrá jugar contra nuestra voluntad si nosotros no queremos que nos manipulen. La única defensa contra esta manipulación es aplicar el raciocinio en vez de la comodidad. Es nadar contra la corriente si es preciso, en vez de dejarse llevar cómodamente por la misma".
;)
 
Arriba