• Cambios en el aspecto y funcionamiento del foro. Ver detalles

La música y yo.

pussycontrol

HideOuter Gayhetero

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
A raiz de la última reunión de fans este pasado día 25, y viendo que la localización inicial donde íbamos a estar, finalmente estuvo ocupada por un buen grupo de entusiastas del baile latino (no regetón en este caso, buuuf! si no mas bien merengue) unos bailando en parejas, los mas disfrutando, viendo el show popular, tan inmediato como fresco; me recuerda, o mejor, me hace mas consciente que de nuevo en estas coordenadas hispano-latinas la querencia, el compartir una música mas en la variante "r&b", nu soul,...en similares términos es-para mi pesar- mucho menos factible.

Cierto es que , al menos desde los 80-si bien con un intervalo mas o menos amplio de ausencia-ha habido al menos en mi ciudad una comunidad de aficionados al baile hip hop: bboys, poppin', lockin',... y con sus varios grupetes de aficionados que quedan en sitios específicos de la ciudad, y si bien las sesiones son intensas y de disfrute esto se ciñe mas que nada a los propios bailarines, quiero decir: no hay esa conexión tan clara, directa y numerosa con un público extra -como espectadores ya sea que acompañen a las formaciones, si no a mero nivel de público random que simplemente pase por allí y, de manera similar, conecte con lo que ve.

pd: de hecho el grupiño de fans que nos reunimos hubo de desplazarse a una zona del parque aledaño mas discreta digamos.

pd: no cuento con las formaciones digamos mas o menos "profesionales" que crean en plazas céntricas de manera puntual, ocasional, sus shows en los que efectivamente luego pasan la gorra.
 

pussycontrol

HideOuter Gayhetero
La canción del verano

" L*s que estamos en contra de este formato debemos dejar claro que nos repugna Despacito; que la parodia de amor/odio de los tres italianos con Luis Fonsi es de vergüenza ajena y que no sirve para justificar nada.
El gusto es algo que se cultiva y la educacion musical va muchísimo mas allá que ser capaz de distinguir a Daddy Yankee de Pitbull.
LA FRIVOLIDAD MAL ENTENDIDA.

La canción del verano es glorificada como chuchería frívola, en contraposición con la seriedad a la que estamos sujetos en el día a día, Esta frivolidad es, en realidad, un producto plano. La canción del verano posee unas letras sonrojantes, unas rimas básicas y un vocabulario pobre en español universal con acento estándar. La rica tradición latinoamericana se destruye en las producciones de Puerto Rico y Miami para dar lugar a una tonada vacía industrial y con una base sin alma. El resultado no es una canción latina, es un producto aséptico para masas no educadas, de consumo rápido y repitiendo las mismas estructuras año tras año..."
 
Arriba